Loading...

YO SOY UNA SEñORA

Jaime Bayly  

0


Fragmento

Índice

Portadilla

Dedicatoria

El esposo tarado

Habla, gorda

El diente roto

Hágale

Feliz año huevo

Lo que sé del amor

Las bolitas de mi esposo

La profesional que no pude ser

Un sátiro en Disney

Todo por una alcachofa

Maná del cielo

Jorge Mario, ¡sos groso!

El hijo del papa

La pepita de oro

Mi Jimmy

La presión religiosa

Conspiración telefónica

Hagamos un trío

Tres amigas en apuros

Tetas nuevas

Un manatí a dieta

Ya es Navidad

No seas paloma

La sorpresa argentina

El secreto de Dorita

Choque y fuga

Cosas que se hacen a escondidas

Vieja loba de mar

El gato satánico

Una mujer de derecha

Riesgos de tomar whisky en Navidad

La mujer pingüino

¿Dónde diablos está mi corona?

No es que sea tacaña

El jardín de los pudores

No está el horno para bollos

¿Dónde está la piscina?

Cayo Grasa

¡Todos gays!

Siempre una adicta

El tesoro oculto de mi madre

Una madre se queda sola

El papa, mi madre Dorita y Gareca

La Doctora Pipiola

El hombre de un solo huevo

Una ninfómana como yo

El ladrón de madrugada

Las fotos prohibidas

Tranquilo, Jimmy, tranquilo

Yo no tengo la culpa de ser tan sexy

Seis viejitos gobiernan el mundo

Sobre este libro

Sobre el autor

Créditos

A mi madre

El esposo tarado

En vísperas del Día de la Madre, no tenía regalos para Silvia, mi esposa, madre de nuestra hija Zoe, así que, como me encontraba corto de plata, los ahorros menguando, el futuro en la televisión incierto, llamé a mi madre Dorita y le pedí permiso para usar su tarjeta de crédito y cargar a su cuenta los regalos para Silvia.

—Tengo las tarjetas bloqueadas por tus hermanos, que me vuelven loca, pidiéndome anticipos de herencia —me dijo Dorita—. Pero se me ocurre una cosa: anda a la parroquia cerca de tu casa, pregunta por el padre Julio, dile que eres mi hijo mayor, mi engreído, el que va a ser presidente del Perú, y pídele que te deje sacar regalos de la ropa que le donan las señoras de tu barrio.

Esa misma tarde le dije a mi esposa que tenía que pasar por el banco para ver cómo iban mis inversiones en bonos corporativos, pero, por supuesto, era mentira, porque, sin que ella siquiera lo sospechase, me detuve en la parroquia, pregunté por el padre Julio, quien no tardó en salir y saludarme con cariño, y le dije que necesitaba sacar tres regalos para el Día de la Madre.

—Pasa, hijo, pasa, ya tu mamá me llamó avisándome que vendrías —dijo él, amable como siempre.

Me llevó a la cancha de baloncesto del colegio católico adyacente a la parroquia y señaló una pequeña montaña de ropa usada, chucherías y baratijas.

—Elige lo que quieras —dijo, y se retiró pronto porque tenía que prepararse para oficiar misa.

Como estaba solo y nadie me apremiaba, me tomé un tiempo para revolver y escudriñar entre tanta ropa amontonada de segunda mano, alguna ya bastante maltrecha, otra en óptimo estado, ropa para mujeres, hombres, niños, ropa de marca, de colecciones lujosas, que los ricachones de la isla usaban un año o dos y luego daban de baja para que el padre le diera un uso caritativo. Me ayudó saberme de memoria las tallas de Silvia y por eso no tardé en elegir unos zapatos italianos muy lindos, impecables, sin huellas visibles ni estragos del tiempo, y una chalina ancha, de seda, preciosa, y unos pantalones negros, de cuero, ajustados, de escritora maldita, perfectos para mi esposa. Los tres regalos eran muy de su estilo y a tono con sus aires, y por eso no dudé de que serían un éxito el domingo, Día de la Madre.

Llegando a la casa, subí sigilosamente a mi cuarto, envolví con papel regalo los tres obsequios para Silvia y los escondí debajo de la cama. Me quedé tan tranquilo: mi esposa recibiría unos regalos estupendos y yo no había tenido que sacar siquiera la billetera ni pasar las tarjetas de crédito, que, de tanto usarlas últimamente, ya estaban recalentadas y casi echaban humo, pidiendo una tregua.

El Día de la Madre desperté tarde, saqué los regalos, saludé a Silvia con un gran abrazo y, acompañados de Zoe, todavía en pijama, nos sentamos en la sala a abrir los presentes.

—Este es de parte de Zoe —le dije, entregándole los zapatos.

Silvia los abrió, se los probó, dijo que le encantaban y le quedaban perfectos, y nos dio un beso y pareció contenta, aunque, a decir verdad, tampoco eufórica o jubilosa, solo medianamente contenta.

Luego le entregué mi regalo:

—Con todo mi amor, bebita linda.

Lo abrió, eran los pantalones de cuero negro. Los elogió, los olió, los miró una y otra

Recibe antes que nadie historias como ésta