Loading...

¡OH, Sí! MENOS CUENTOS, MáS ORGASMOS

Romina Castro  

0


Fragmento

Introducción: ¡Cállate, Romina!

¡Cállate, Romina!

Introducción

Seguro que más de una vez has tenido alguna duda sobre sexo y te lo has pensado dos veces antes de compartirla. Yo he tenido miles a lo largo de mi vida y siempre he insistido en exponerlas a pesar de recibir cada vez la misma respuesta: “¡Cállate, Romina!”. Como cuando de chiquita me metía en me-dio de una pareja que chapaba en el parque solo para estudiar de cerca la situación y poder entender cómo funcionaba aque-llo de los besos. Parecía que nadie estaba dispuesto a ayudar-me así que decidí ponerle solución por mi cuenta y empecé a estudiar. Fue así como conocí el mundo de la sexología.

Mi papá pensaba que ser sexóloga consistía en ser práctica-mente una prostituta con título, que yo aprendía en la cancha (tan malo no hubiera sido, ¿no?), y mi mamá estaba preocu-pada por la opinión de nuestros conocidos (acháquenlo a las temibles cuatro letras con las que empieza mi profesión). No los culpo. Lamentablemente, no hay mucha información sobre sexología. Pero eso es justamente lo que me motiva a seguir por este camino: poder convertir el sexo en un tema natural para romper con la incomodidad y el prejuicio. No importan los juicios o las malas caras; conocer en profundidad tu propio cuerpo te aportará beneficios que harán que todo eso valga la pena. Así pues, espero que estas páginas te animen a dejar atrás el temor al qué dirán. Porque lo que no se habla, hay que gritarlo. A todos aquellos a quienes les da vergüenza hablar de sexo, ¡griten conmigo! Abran sus mentes, sus corazones y todo lo que les provoque.

Capítulo 1. Conoce tus herramientas

Conoce tus herramientas

Capítulo 1

Lo que no nos contaron las láminas de cole

Tercero de secundaria, colegio de mon-jas, solo mujeres. Estábamos en clase de biología

Recibe antes que nadie historias como ésta