Loading...

MBA PERSONAL

Josh Kaufman  

0


Fragmento

1

¿Por qué leer este libro?

Justo lo que el mundo necesita… ¡otro libro de negocios!

Agente de aduanas del Aeropuerto

Internacional JFK de Nueva York, después

de preguntarme por mi oficio

La vida es dura. Y más dura si uno es imbécil.

JOHN WAYNE, actor estadounidense,

icono del cine de Western

Si está leyendo este libro quizá sea porque quiere hacer algo importante: empezar un negocio, conseguir un ascenso o aportar algo nuevo al mundo. También es posible que ciertas variables le estén impidiendo alcanzar su sueño:

• Angustia empresarial. La sensación de que «apenas sabe nada del mundo de los negocios» y, por lo tanto, nunca podrá montar su propia empresa o asumir más responsabilidad en su situación actual. Mejor seguir en el mismo lugar que enfrentarse al miedo a lo desconocido.

• Temor a los títulos. La idea de que «el mundo de los negocios es muy complicado» es un tema que vale más dejar a los «expertos» de sólida formación. Si no tiene un MBA o algún título parecido e igual de caro, ¿quién es usted para decir que sabe lo que hay que hacer?

• Síndrome del impostor. El miedo a terminar «con el agua hasta el cuello» y pensar que solo es cuestión de tiempo que le desenmascaren y descubran que es un impostor. ¿A quién le gusta la gente falsa?

La buena noticia: todos sufrimos estos miedos infundados, y pueden eliminarse rápidamente. Lo único que hay que hacer es aprender unos cuantos conceptos simples que cambiarán su manera de pensar sobre el funcionamiento de un negocio. Una vez vencidos sus miedos, podrá emprender cualquier proyecto.

Si usted es empresario, diseñador, estudiante, programador o un profesional que quiere dominar los rudimentos de una sólida práctica empresarial, este libro es para usted. No importa quién es usted ni lo que se haya propuesto hacer, descubrirá la manera de plantear correctamente un negocio que le servirá para dedicar menos tiempo a vencer sus miedos y más a todo lo relevante.

No es necesario saberlo todo

En lo que respecta a los métodos, puede que haya un millón o más, pero de principios hay pocos. El hombre que comprende los principios acierta eligiendo sus propios métodos. El hombre que va probando métodos, ignorando los principios, tendrá problemas.

RALPH WALDO EMERSON,

filósofo estadounidense

Lo más hermoso de aprender cualquier materia es el hecho de que uno «no necesita saberlo todo», solo entender algunos conceptos de suma importancia que le aporten lo esencial. Cuando uno parte de una base sólida de principios fundamentales, resulta mucho más fácil ampliar los conocimientos y hacer progresos.

MBA personal es un conjunto de conceptos empresariales, la piedra angular sobre la cual construir. La lectura de este libro le dará una base sólida de conocimientos empresariales que podrá utilizar para hacer que sucedan cosas. Cuando domine los rudimentos, conseguirá los objetivos empresariales más difíciles con una facilidad sorprendente.

A lo largo de los últimos cinco años he leído miles de libros sobre el mundo de los negocios, he entrevistado a centenares de profesionales, he trabajado para una corporación que aparece en la lista que publica la revista Fortune sobre las 50 compañías más rentables, he montado mi propia empresa y he sido asesor de otras más, desde empresas con un único empleado hasta las que dan empleo a centenares de miles de asalariados, corporaciones multinacionales que facturan miles de millones de dólares de beneficios. Durante todo este tiempo he ido compilando, depurando y puliendo mis hallazgos hasta reunir los conceptos que presento en este libro. Comprender estos principios fundamentales le proporcionará herramientas fiables para tomar decisiones acertadas en el mundo de la empresa. Si invierte el tiempo y la energía necesarios para aprender estos conceptos, no le resultará difícil situarse entre el privilegiado 1 % de la población que ya sabe:

• Cómo funcionan de verdad los negocios.

• Cómo empezar un nuevo negocio.

• Cómo mejorar un negocio ya existente.

• Cómo emplear las habilidades orientadas al mundo de los negocios para conseguir sus objetivos personales.

Piense en este libro como si fuera un filtro. En lugar de intentar absorber toda la información sobre el mundo de los negocios que circula por ahí, y hay muchísima información circulando, apóyese en este libro para aprender lo más significativo y así centrarse en lo que en realidad importa: hacer que las cosas ocurran.

No se precisa experiencia

La gente sobrevalora siempre la complejidad del mundo de los negocios. No hay que ser un genio para entenderlo; hemos elegido una de las profesiones más simples del mundo.

JACK WELCH, ex presidente de General Electric

No se preocupe si es un principiante absoluto. A diferencia de muchos otros libros sobre el mundo de los negocios, este no exige tener experiencia o conocimientos empresariales previos. Supongo que no es usted el presidente de una gran empresa que se pasa el día tomando decisiones de varios millones de dólares. (¡Aunque este libro también le serviría si lo fuera!)

Si se da el caso de que tiene experiencia empresarial, como varios de los clientes que tengo por todo el mundo y que cuentan con un título de MBA expedido por alguna escuela de gran prestigio, encontrará que la información contenida en este libro es más valiosa y práctica que todo lo que tuvo que aprender para sacarse el título. Juntos exploraremos 226 conceptos simples que le ayudarán a concebir el mundo empresarial de una manera completamente distinta. Después de leer este libro habrá comprendido con exactitud lo que, en realidad, las empresas «son» y las empresas de éxito «hacen».

Preguntas, no respuestas

La enseñanza no es la respuesta a la pregunta. La enseñanza es el medio que le permite encontrar respuesta a todas las preguntas.

BILL ALLIN, sociólogo y activista

de la enseñanza

La mayoría de los libros sobre el mundo de los negocios intenta difundir la idea de que es necesario tener más respuestas, y uno va de técnica en técnica, y de método en método. Este libro es distinto. No le dará respuestas, le ayudará a elaborar mejor sus preguntas. Saber lo que es fundamentalmente significativo en todo negocio es la condición previa para tomar buenas decisiones. Cuanto mejor se plantee las preguntas esenciales en su situación actual, antes encontrará las respuestas que necesita para avanzar.

Modelos mentales, no métodos

Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo.

LUDWIG WITTGENSTEIN, filósofo

Para mejorar sus técnicas empresariales no necesita aprender de todo: es sorprendente lo lejos que puede llegar si domina los rudimentos. Llamaré a estos conceptos empresariales, la piedra angular sobre la que empezar a construir, «modelos mentales», que, considerados en su conjunto, crean un marco sólido y fiable a partir del cual se toman decisiones acertadas.

Los modelos mentales son conceptos que representan nuestra manera de entender «cómo funcionan las cosas». Imagine que está conduciendo un coche: ¿qué espera cuando pisa el pedal de la derecha? Si el coche disminuyera de velocidad, se sorprendería; se supone que el pedal sirve para acelerar. Esto es un modelo mental: la idea que nos formamos de cómo funcionan las cosas en el mundo real.

Su cerebro forma modelos mentales automáticamente al advertir pautas en sus experiencias diarias. Sin embargo, a menudo los modelos mentales que nos formamos no son exactos: somos personas, y como individuos, nuestras experiencias y nuestros conocimientos son limitados. La educación vuelve más exactos nuestros modelos mentales interiorizando el conocimiento y las experiencias que otras personas han reunido a lo largo de la vida. Una buena educación le ayuda a ver el mundo de una manera distinta y más productiva.

Por ejemplo, mucha gente cree que «montar un negocio es arriesgado», que «para empezar tiene que diseñar un plan de negocio impresionante y pedir un préstamo elevadísimo», y que «en los negocios cuenta más a quién conoce que lo que sabe». Cada una de estas frases es un modelo mental, un modo de describir el funcionamiento del mundo, pero estos modelos no son exactos. Corregir sus modelos mentales puede ayudarle a reflexionar con mayor claridad sobre sus actuaciones, y hacerlo le ayudará a elegir mejor:

Tras aprender los modelos mentales de este libro, muchos de mis clientes se dieron cuenta de que la imagen que se habían hecho de lo que son los negocios y de cómo funcionan era inexacta: poner en marcha su empresa iba a ser mucho más fácil de lo que habían imaginado en un principio. En lugar de desperdiciar un tiempo y una energía muy valiosos dejándose intimidar y cediendo al pánico, aprendieron estos conceptos, se liberaron de las preocupaciones y empezaron a hacer progresos.

Este libro le ayudará a aprender con rapidez los principios fundamentales del mundo de los negocios para poder dedicar su tiempo y su energía a cosas útiles: crear algo valioso, llamar la atención, cerrar con más ventas, servir a más clientes, ascender, ganar más dinero y cambiar el mundo.

No solo será capaz de aportar algo valioso a los demás y mejorar su propia situación económica, sino que además se divertirá emprendiendo este camino.

Mi MBA «personal»

Estoy convencido de que el aprendizaje autodidacta es el único aprendizaje válido.

ISAAC ASIMOV, ex catedrático de bioquímica

de la Universidad de Boston y autor

de más de quinientos libros

La gente suele preguntarme si tengo un MBA. «No —contesto—, aunque fui a una escuela de negocios.»

Como alumno de la Universidad de Cincinnati, tuve la suerte de participar en el programa de estudios Carl H. Linder HonorsPLUS que, en esencia, es un MBA para no licenciados. El programa ofrecía generosas subvenciones para becas y, gracias a ellas, tuve la magnífica oportunidad de experimentar lo que enseña la mayoría de escuelas de negocios sin asumir la agobiante carga de las deudas.

También enfilé el «camino directo al éxito empresarial». Durante mi segundo año de carrera, gracias a un programa de estudios de la Universidad de Cincinnati en colaboración con el mundo empresarial, conseguí un puesto directivo en una de las empresas citadas en la lista de la revista Fortune como una de las 50 empresas más relevantes: Procter & Gamble. Cuando me licencié, en 2005, me ofrecieron ser el ayudante del director de marca de la división Home Care de P&G, puesto reservado en general a licenciados en MBA por las escuelas más prestigiosas.

Al empezar el último semestre de la facultad, empecé a dejar de lado mis trabajos académicos y a centrarme más en el futuro. Mi nuevo trabajo me exigiría tener conocimientos sólidos del mundo de los negocios, dado que prácticamente todos mis colegas y superiores serían licenciados en MBA por las escuelas más prestigiosas. Consideré la idea de seguir un programa de estudios de MBA, pero no tenía sentido sacarme un título carísimo para ponerme a buscar un empleo como el que ya tenía. Además mis responsabilidades ya me exigirían lo suyo como para asumir también el volumen de trabajos académicos que se generarían si me apuntaba a un programa de estudios de media jornada.

Mientras estaba considerando mis opciones, recordé un consejo profesional que me dio Andy Walter, mi primer director adjunto en P&G: «Si dedica la misma cantidad de tiempo y energía que pasaría estudiando un MBA a trabajar a conciencia y a mejorar su técnica, saldrá igual de bien parado». (Andy no tiene un MBA; estudió ingeniería eléctrica en la universidad. En la actualidad es uno de los mejores directores globales de IT y el responsable de coordinar gran parte de los proyectos más ambiciosos de P&G.)

Al final, decidí saltarme la escuela de negocios, pero no así el aprendizaje de este mundo. En lugar de matricularme para seguir un programa de estudios de MBA, prescindí del aula y me volqué en los libros; así fue cómo elaboré mi propio MBA «personal».

Un curso guiado e intensivo sobre el mundo de los negocios

Muchos autodidactas superan con creces a doctores, másters y licenciados de las universidades más reputadas.

LUDWIG VON MISES, economista austríaco

y autor de Human Action

Siempre fui un lector voraz, pero antes de decidir que aprendería todo lo que pudiera sobre el mundo de los negocios, prácticamente solo leía novelas. Crecí en New London, una pequeña ciudad agrícola del norte de Ohio cuya ac

Recibe antes que nadie historias como ésta