Loading...

GATURRO 15. GATURRO Y EL REGRESO A MUNDO GATURRO

Nik  

0


Fragmento

Parecía un día común y corriente. Agustín

dibujaba

monstruos

en los márgenes de la

hoja mientras la maestra trataba de explicar otra

vez la suma de fracciones. La clase le

aburría

, y

la mayoría de sus compañeros estaba papando

moscas. Lo de costumbre. Agustín levantó la vista

del papel y miró por la ventana. Afuera, algunos

chicos hacían gimnasia. La misma rutina de todas

las mañanas. Nada parecía indicar que pronto,

apenas en un rato, ese día tranquilo cambiaría por

completo y que toda su vida, sus amigos y hasta

su familia correrían un serio, serísimo

peligro

.

La

primera señal

de que algo no andaba

del todo bien fue que Agustín empezó a ver

mal. La realidad parecía fuera de foco y pese a

restregarse y restregarse y restregarse los ojos, no

lograba ver con nitidez.

—¿Qué te pasa, Agustín? —preguntó la maestra.

—Nada, señorita. Me debe haber entrado algo

en el ojo —se excusó.

MALESTAR EN EL

COLEGIO

Pero entonces surgió la

segunda señal

de

que algo raro estaba ocurriendo.

—Ey, ¡miren a Agustín! —exclamó Marcos, el

peor compañero del mundo—. ¿Qué te pasó,

metiste los dedos en el enchufe?

—¡Parece un

PUERCOESPÍN

! —chilló la bruja

de Marina, muerta de risa.

—Jajaja —rieron todos los chicos a la vez,

señalándolo. Y no era

para menos. ¡Agustín

Recibe antes que nadie historias como ésta