Loading...

CAPRICHO EN AZUL

Oswaldo Reynoso  

0


Fragmento

José Carlos Yrigoyen
Oswaldo Reynoso entre los vivos

1

Cuando Oswaldo Reynoso regresó al Perú en 1989 –después de una década trabajando como profesor universitario en Pekín y corrector de estilo en la agencia de noticias Xinhua– encontró un país muy distinto al que abandonó en los años de plomo del régimen militar del general Francisco Morales Bermúdez. La situación económica, política y social había empeorado hasta extremos impensados: estábamos a merced de la hiperinflación, el terrorismo y una incertidumbre que no permitía ninguna esperanza en el futuro a cercano o largo plazo. Cientos de miles de compatriotas huían del país en busca de un porvenir decente para ellos y sus hijos. Pronto arribaría un nuevo gobierno que pretendió resolver los grandes problemas nacionales a través de durísimas medidas económicas, la privatización de las empresas estratégicas y la instauración de la paz de los cementerios. Reynoso, quien había sido testigo privilegiado de los profundos cambios experimentados por China desde la Revolución Cultural de los guardias rojos hasta las reformas procapitalistas de Deng Xiaoping, contemplaba ahora nuestras dramáticas transformaciones nacionales desde su pequeña casa de Jesús María, mientras daba los toques finales a los proyectos literarios que había iniciado en su autoimpuesto exilio.

Algo más había cambiado para Reynoso tras el retorno a su patria: la consideración que se le tenía como figura pública y como escritor. En los setenta, Reynoso era un autor que agotaba las ediciones populares de sus libros, muy apreciados por los lectores j

Recibe antes que nadie historias como ésta