Loading...

Los herederos de la tierra

GRIJALBO, Noviembre 2016

La muy esperada continuación del gran fenómeno editorial La catedral del mar de Ildefonso Falcones.

Hace diez años, millones de lectores se rindieron ante Arnau Estanyol, el bastaix que ayudó a construir la iglesia de Santa María, la catedral del mar. Ahora, la historia continúa con esta impresionante recreación de la Barcelona medieval, una espléndida y emocionante novela de lealtad, venganza, amor y sueños por cumplir.

Comprar en:

Sinopsis

Barcelona, 1387. Las campanas de la iglesia de Santa María de la Mar siguen sonando para todos los habitantes del barrio de la Ribera, pero uno de ellos escucha su repique con especial atención... Hugo Llor, hijo de un marinero fallecido, a sus doce años trabaja en las atarazanas gracias a la generosidad de uno de los prohombres más apreciados de la ciudad: Arnau Estanyol.

Pero sus sueños juveniles de convertirse en

... leer más

Las reseñas de los lectores

  • megustaleer

    Han sido 10 años de espera, pero ha merecido la pena.

    4

    Han pasado 10 años ya de la publicación de La catedral del mar y sigo teniendo sus páginas tan presentes que esta segunda parte de la novela se me antojaba imprescindible. Soy barcelonesa y me apasiona leer sobre el pasado de mi ciudad, así que disfruté muchísimo con aquella historia tan bien documentada y tan magistralmente narrada. En esta ocasión, con Los herederos de la tierra también he podido deleitarme con la estupenda manera de escribir del autor, tiene una mano con un estilo impecable y su tarea de intensa documentación consigue atrapar al lector que, como yo, está ávido de conocimiento de la Barcelona medieval.
    Cabe decir que la primera mitad del libro me ha resultado un poco lenta, quizás mis expectativas eran las de encontrar una historia algo más ágil y me he chocado muchas páginas que resultan muy densas, pero superada esa primera mitad la narración coge un ritmo más acertado y lo he disfrutado muchísimo. Me han encantado un sinfín de descripciones sobre la sociedad de la época, la situación política, social y religiosa, su modo de vida y lo difícil que podía ser abordarla la mayor parte de las veces.
    Son muchos los personajes que aparecen en esta historia. Hugo y su familia serán el eje vertebral, pero otros de los personajes aportan muchísimo a la novela y, a través de todos ellos y sus vivencias a lo largo de varias décadas, el lector puede ser partícipe y conocedor de interesantes tramas perfectamente hilvanadas y descritas que transportan a aquella despiadada y cruel Barcelona medieval.

  • megustaleer

    Muy buen libro

    3

    Barcelona, 1387. Las campanas de la iglesia de Santa María de la Mar siguen sonando para todos los habitantes del barrio de la Ribera, pero uno de ellos escucha su repique con especial atención... Hugo Llor, hijo de un marinero fallecido, a sus doce años trabaja en las atarazanas gracias a la generosidad de uno de los prohombres más apreciados de la ciudad: Arnau Estanyol.
    Pero sus sueños juveniles de convertirse en constructor de barcos se darán de bruces contra una realidad dura y despiadada cuando la familia Puig, enemiga acérrima de su mentor, aproveche su posición ante el nuevo rey para ejecutar una venganza que llevaba años acariciando.
    A partir de ese momento, la vida de Hugo oscila entre su lealtad a Bernat, amigo y único hijo de Arnau, y la necesidad de sobrevivir en una ciudad injusta con los pobres.
    Obligado a abandonar el barrio de la Ribera, busca trabajo junto a Mahir, un judío que le enseña los secretos del mundo del vino. Con él, entre viñedos, cubas y alambiques, el muchacho descubre la pasión por la tierra al tiempo que conoce a Dolça, la hermosa sobrina del judío, que se convertirá en su primer amor. Pero este sentimiento, prohibido por las costumbres y por la religión, será el que le proporcionará los momentos más dulces y amargos de su juventud.
    Diez años después de La catedral del mar, Ildefonso Falcones regresa de nuevo a ese mundo que tan bien conoce, la Barcelona medieval. Y lo hace recreando una vez más a la perfección esa efervescente sociedad feudal, prisionera de una nobleza voluble y corrupta, y la lucha de un hombre por salir adelante sin sacrificar su dignidad.

  • megustaleer

    Una estupenda novela histórica que nos traslada hasta la Barcelona medieval

    4

    La catedral del mar es una de las obras más conocidas de Ildefonso Falcones y es una novela con cuya lectura yo disfruté muchísimo hace unos años. Es por eso que cuando me enteré de que iba a publicar su continuación me llevé una gran alegría, y me quedé a la espera de su salida a la venta para hacerme con un ejemplar. Sin embargo, algunas de las reseñas que comenzaron a aparecer en los blogs que sigo y con los que tengo bastante afinidad no eran demasiado entusiastas, lo que hizo que me empezase a dar pereza enfrentarme a su lectura, más teniendo en cuenta que eran casi mil páginas. Finalmente con el comienzo de año por fin me he animado y una vez finalizado me arrepiento de no haberlo leído antes ya que ha sido una historia que me ha gustado mucho, aunque es cierto que no tanto como su antecesora.


    Los herederos de la tierra da comienzo en Barcelona en enero del año 1387 donde conocemos a Hugo Llor, un muchacho de doce años que trabaja como aprendiz en las atarazanas gracias a la mediación de Arnau Estanyol, uno de los prohombres más honrados y admirados de la ciudad. Hugo sueña con llegar a convertirse en constructor de barcos pero toda su vida cambiará cuando micer Arnau sea decapitado a manos de los Puig, una familia de nobles que desde hace años busca vengarse del anciano y que gracias a su posición ante el nuevo rey logrará su propósito. Al salir en defensa de su mentor Hugo se ganará el odio de Roger Puig, viéndose obligado a huir para protegerse y debiendo comenzar una nueva vida en la que tendrá que aprender a sobrevivir, para lo que contará en un principio con la ayuda de un judío que le enseñará los secretos del mundo del vino, despertando una pasión por el cultivo de la tierra que mantendrá durante el resto de su azarosa vida.

    Es la vida de Hugo Llor la que Ildefonso Falcones va desarrollando a lo largo de los treinta y siete capítulos en los que se divide la novela, los cuales quedan a su vez agrupados en cuatro grandes partes. La trama principal es la que gira en torno al protagonista pero a su alrededor el autor va entrelazando otras subtramas vinculadas a las personas que se mueven alrededor de Hugo, aumentando así el dinamismo de una historia en la que constantemente están sucediendo cosas, lo que hace que la lectura sea ágil y en general muy entretenida. Y digo en general pues hay algunas partes que se tornan más históricas, dejando a un lado la vida de los protagonistas para contarnos hechos de cierta trascendencia histórica que frenan un poco el ritmo, o al menos en mi caso así ha sido, aunque tampoco lo puedo señalar como un punto negativo ya que no son muy extensas y rápidamente nos encontramos de nuevo siguiendo el devenir de Hugo.

    A pesar de que "Los herederos de la tierra" es una novela extensa su lectura no se hace pesada e Ildefonso Falcones consigue mantener la atención y el interés del lector por la trama que está desarrollando. A ello contribuye tanto la rapidez con que se desarrollan los acontecimientos que hace que el ritmo sea muy ágil como el estilo del autor, sencillo, claro, conciso y fluido. Emplea una narrador omnisciente en tercera persona que le permite alternar entre los diferentes focos de acción, aunque mayoritariamente todo se desarrolla desde la perspectiva de Hugo, y narración y diálogo se mantienen equilibrados, dando lugar como decía anteriormente a una lectura muy amena que atrapa desde las primeras páginas.

    Hugo Llor es el protagonista de esta novela y es un personaje bien construido y trabajado cuya evolución es evidente a medida que avanza la historia. La vida de Hugo no va a ser sencilla aunque él va a conseguir adaptarse a las diferentes etapas y situaciones por las que va atravesando, si bien es cierto que para ello va a contar con que la suerte siempre estará de su lado y va a haber personas que estarán dispuestas a ayudarle en todo momento. Hugo es un hombre sencillo, de carácter noble y bondadoso con el que es fácil conectar desde un primer momento, implicándose en su historia y en los avatares por los que va pasando.

    Junto a Hugo hay un buen número de secundarios, unos con más relevancia que otros y entre los que se entremezclan tanto figuras reales como ficticias. Entre estos secundarios sin lugar a duda merece la pena destacar a las tres mujeres con las que Hugo va a estar más unido, la rusa Caterina, su hija Mercè y la esclava mora Barcha. Estas tres figuras gracias a su personalidad, fuerza y determinación resultan muy humanas y cercanas, logrando hacerse con una posición privilegiada en la novela. y ganándose la simpatía del lector, quien compartirá sus alegrías y especialmente sus penas, pues van a atravesar por momentos muy duros que van a poner a prueba su valentía y coraje para enfrentarse a las dificultades.

    Uno de los aspectos más positivos en las novelas de Ildefonso Falcones y con el que los aficionados a la novela histórica más disfrutamos es con la maravillosa recreación del contexto histórico que el autor realiza en sus obras. Los herederos de la tierra no es una excepción y así a lo largo de todo el libro queda patente el magnífico trabajo de documentación que Falcones ha llevado a cabo para construir la obra. Nos trasladamos a finales del siglo XIV y principios del XV para, al mismo tiempo que seguimos la evolución de la trama, ir descubriendo los aspectos más relevantes que definían a la sociedad de la época, observando entre otros su forma de vida, las clases sociales y las diferencias entre ellas, los distintos gremios, el comercio o las normas impuestas. El autor no escatima en detalles y así las descripciones son abundantes pero sin llegar a entorpecer la lectura, más bien son un complemento que aumenta el atractivo de la obra en su conjunto. La acción, aunque en ocasiones puntuales se traslade a otros escenarios, se desarrolla esencialmente en la ciudad de Barcelona, una ciudad que se encuentra en expansión y que el autor dibuja con mimo, moviéndonos por sus calles y consiguiendo a través de sus explicaciones que tengamos una amplia visión tanto de su aspecto como del de los edificios más representativos.

    Y junto a esta fantástica ambientación, vamos a tener conocimiento de los principales acontecimientos que tienen lugar en ese periodo pues directa o indirectamente van a afectar a la vida de los protagonistas. Así el conflicto de intereses y la pugna por la corona que se produjo con el cambio de la dinastía reinante en Cataluña, Aragón, Valencia y los demás reinos; el Cisma de la Iglesia de Occidente; o las constantes guerras por mantener el territorio y por defender los privilegios comerciales de la ciudad, que era una de las más importantes del Mediterráneo, son algunos de los hechos que el autor va a ir desgranando de forma paralela al desarrollo de la trama principal. Toda esta información en general está bien integrada y dosificada, aunque es cierto que en algunas partes ralentiza un poco la lectura al dejar a un lado la agilidad que predomina en los pasajes protagonizados por Hugo y los suyos.

    Vinculado con este aspecto histórico hay que mencionar también que en "Los herederos de la tierra" hay un elemento que va a tener un importante peso en la trama y es todo lo relacionado con el mundo del vino, tanto su cultivo como su posterior comercialización. Resulta interesante descubrir los avances en el proceso de envejecimiento del vino, los métodos de almacenamiento, o su dinámica de venta, dándonos también una idea de lo que pudieron ser los orígenes de la técnica del aguardiente como aditivo en base a la teoría de su uso como bebida alcohólica a principios del siglo XV.

    Todo esto hace que, desde mi punto de vista, Los herederos de la tierra sea una novela recomendable para todos aquellos que sean aficionados a este tipo de planteamientos en los que se combina la ficción con los hechos históricos. Ildefonso Falcones nos ofrece una extensa novela en la que se conjugan diferentes ingredientes de una forma amena y equilibrada, haciendo que su lectura sea muy entretenida, por lo que su grosor no debe verse como un obstáculo ya que se avanza por las páginas con agilidad y merece la pena descubrir la vida de sus protagonistas, especialmente en el caso de las femeninas. Y si bien se anuncia como la continuación de La catedral del mar, en este caso no creo que sea necesario haber leído el anterior para disfrutar de Los herederos de la tierra pues son historias independientes y la relación únicamente se establece a través de ciertas referencias que tampoco tienen demasiada trascendencia.

    En definitiva, Ildefonso Falcones vuelve a ofrecernos en Los herederos de la tierra una estupenda novela histórica que nos traslada hasta la Barcelona medieval para narrarnos las vicisitudes de un hombre que luchará por ver cumplidos sus sueños y alcanzar la felicidad al lado de los suyos. Una lectura con la que yo he disfrutado y que por lo tanto os recomiendo leer tanto si sois seguidores del autor como si os sentís atraídos por este periodo histórico.

  • megustaleer

    Un paseo inigualable por la Barcelona medieval

    5

    Si algo tienen las novelas de Ildefonso Falcones, son la gran facilidad con la que es capaz de transportarnos en el tiempo, y el gran trabajo de investigación que realiza, para que nos sintamos inmersos en la época y lugar que nos transporta.

     "Los herederos de la tierra", se presenta como la continuación de "La catedral del mar", pero se pueden leer de manera independiente.

     La novela se divide en 4 partes, con unos títulos evocadores, y en 37 capítulos, e incluye además, un mapa dibujado de la Barcelona Medieval.

    El ritmo de la novela es bueno, aunque afloja un poco hacia la mitad del libro, pero se recupera posteriormente.

    En esta ocasión, pasearemos por la Barcelona medieval de 1387 a 1423, un periodo convulso políticamente, con ruido de sables constantes entre los reyes del principado de Cataluña y de los Reinos de Aragón y Castilla. Además quedarán reflejados también las disputas papales entre Juan XXIII, Gregorio XII y Benedicto XIII, así como la crudeza de la Inquisición contra todo lo que no fuera católico.

    La ciudad de Barcelona, es una de las grandes protagonistas de la novela, en concreto, sus barrios de la Ribera y el Raval. En esta ocasión podremos vivir la construcción de la nueva muralla del Raval, la construcción del Hospital de la Santa Cruz, así como pasear por sus atarazanas, por las míticas calles del Carme y Hospital, y por las importantes iglesias de la época, Santa María del Mar (protagonista de La catedral del mar) y Santa María del Pi.

      Siguiendo con los acontecimientos de la época, viviremos las quemas de las juderías de 1391 en Valencia, Mallorca y Barcelona debido a  la Inquisición, también las revueltas de los agricultores, el Concilio de Constanza y los diferentes frentes con Sicilia y Nápoles, así como los correspondientes cambios en los tronos reales.

     Y es que de la mano de Hugo Llor, protagonista de la novela, correremos por la historia de Barcelona, siendo como decía, Barcelona y la historia, unos de los grandes protagonistas.

     Hugo Llor, es el personaje que nos va a enlazar "Los herederos de la tierra" con la anterior novela de Falcones "La catedral del mar", pues gracias a Arnau Estanyol, uno de los prohombres más apreciados de la  ciudad y protagonista de la anterior novela, Hugo podrá trabajar en las atarazanas de la ciudad, en un oficio que dista mucho de lo que en realidad quiere ser Hugo, pero que al menos, es un trabajo.

     La vida de Hugo se complica cuando Roger Puig empieza a hacerle la vida imposible, y aparece en escena Bernat Estanyol, hijo de Arnau, en busca de venganza.

     Las mujeres de la novela, aunque algo más secundarias, son también importantes pero giran en torno al personaje de Hugo, y hay que decir, que su relación con las mujeres siempre fue complicada. Cabe destacar a Barcha (esclava musulmana que siempre va a ayudar a Hugo), Arsenda (su hermana eclesiástica),  Dolça (su primer amor y del que siempre se acordará), Mercè (su hija), Regina (una mujer importante y maligna) y Caterina (sin duda la más importante).

     Hugo pretendía ser constructor de barcos (mestre d"aixa), pero la vida le lleva a dedicarse al cultivo de las viñas, y a ser botellero real y un gran especialista en estos caldos, es aquí donde Falcones también se ha explayado en el arte vinícola, y para mi sorpresa, nos habla de diferentes variedades de vinos catalanes (Penedès, Malvasia,..), y nos ofrece un paseo por mi comarca, el Garraf, que me sorprende por inesperada.

     Pero además de historia, la novela contiene muchos más matices, se centra en las aventuras y desventuras de Hugo, sus amores y desamores y sus esfuerzos por salir adelante.

     "Los herederos de la tierra" es una auténtica delicia para los amantes de las novelas de ficción histórica y los que quieran descubrir la Barcelona Medieval.

     Valoración:  9/ 10 Excelente

  • megustaleer

    ¡Por el honor!

    4

    Los Herederos de la Tierra de Ildefonso Falcones ha traído, luego de 10 años, una nueva y entreverada historia en la Barcelona medieval, aunque para mí sólo pasaron dos meses desde que conocí La Catedral del Mar.

    Lamentablemente, no he podido hacerme con el tiempo para leerlo como hubiera querido y, al final, se convirtió en un tedio leerlo, no por su contenido, sino por las interrupciones que se propiciaron en estos últimos meses. Dejando de lado lo sucedido, Penguin Random House junto a su sello Grijalbo, me acercaron un ejemplar de esta maravillosa historia que paso a contarles qué me ha parecido.

    Ildefonso Falcones ha demostrado en sus novelas la capacidad descriptiva e informativa de los hechos históricos que acontecen alrededor de la historia. Ésta no ha sido la excepción, pero por momentos parecía que se desviaba de la trama que más nos interesa: la historia de Hugo Llor.

    Hugo Llor es un huérfano que comenzó ayudando a un genovés, que trabajaba en el puerto, cargando la pesada bola que llevaba amarrada a su grillete mientras trabajaba. Luego fue acogido por nuestro entrañable amigo literario, Arnau Estanyol, que luego encontraría un futuro truncado a manos de los Puig que vuelven a cobrar su venganza. Bernat Estanyol y Mar quedan a la deriva y Hugo es ayudado por ellos para seguir adelante con la colaboración de los judíos. El pequeño Hugo se convierte en hombre en esta historia, conociendo la lujuria, la solidaridad, el amor incondicional, la traición y la lucha. Vemos a nuestro protagonista aprender de vinos y ganarse la vida con ello.

    Cuando comenzamos a leer, pronto nuestra idealización de ésta nueva historia que suponemos viene acompañada de los Estanyol, se cae estrepitosamente y luego parecen manotazos de ahogado los intentos por traer a Hugo a la vida y convertirlo en su protagonista, pero una vez logrado, lo es todo. Las narraciones que atañan los hechos históricos suelen retrasar, con mucho tedio, los sucesos que el lector espera para seguir adelante y desenmascarar a los personajes. La mitad del libro casi, abarca la vida Hugo relacionado con Roger Puig y su trabajo de vinatero, lo que se vuelve predecible por momentos, ya que los Puig son viejos conocidos por los lectores, mas luego, aparece Bernat Estanyol, convertido en Almirante, y, ajusticiando a los Puig, nos trae la otra cara de la familia Estanyol, la cara fea. Eso si que fue interesante. 

    Para concluir, porque es una lectura larga y comentar en tanto detalle no tiene ningún propósito, Los Herederos de la Tierra es una gran historia que pese a sus interrupciones con hechos históricas que pueden llegar a despistar, merece la pena seguir adelante. Lo que realmente me fascinó, fue encontrarme con el mapa de la ciudad y sus referencias, cómo reclamé en mi reseña de La Catedral del Mar. Un final, que no develaré, pero que satisface de manera inesperada, cuando todo parecía perdido, merece el intento. ¡Aplausos de pie para Falcones!

  • megustaleer

    La vida de Hugo Llor, digna sucesora de “La catedral del mar”.

    5

    No cabe duda de que Los herederos de la tierra se convirtió en uno de los libros del año nada más anunciarse su fecha de salida. La sombra de La catedral del mar es alargada, así que muchos lectores que habían pasado por la vida de Arnau se prepararon para volver a las calles de Barcelona con nuevas aventuras. Ahora que han pasado diez años desde la primera novela, Ildefonso Falcones brinda la oportunidad, no solo de saber qué fue de la vida de Arnau, sino de comenzar otro apasionante recorrido en las vivencias del joven Hugo Llor. Intrigas palaciegas, reinados convulsos y fanatismos religiosos vuelven a escena, bajo la atenta mirada de Santa María del Mar.

    Las primeras páginas de Los herederos de la tierra transcurren apenas tres años después de La catedral del mar, en enero de 1387. Hugo Llor, con tan solo doce años, se afana como aprendiz en la construcción de barcos, acompañando al genovés Domenico Blasio, mestre d?aixa ?encargado de la proyección y reparación de embarcaciones?. La mediación de Arnau tras la muerte de Matías Llor no se queda en el trabajo de Hugo en las atarazanas, sino que también se preocupa por su hermana Arsenda, a la que coloca como sirvienta de una monja en el convento de Jonqueres. Así comienza la vida del protagonista antes de que las desavenencias lo obliguen a alcanzar una madurez prematura. Los guiños a La catedral del mar no se pierden con la breve intervención del viejo Arnau, pues la estirpe de los Estanyol continúa su larga vida en Bernat, quien con dieciséis años reaparece en Barcelona tras su ruta por Alejandría. Los lazos forjados entre Bernat y Hugo están a prueba de adversidades, hasta que los años y un desafortunado acontecimiento tambalean los cimientos de la amistad y cambia para siempre el rumbo de sus destinos.

    No hace falta contar mucho más para intuir que, tras Los herederos de la tierra, se esconde de nuevo una trama repleta de enemistades, traiciones y una continua necesidad de supervivencia, siempre a la altura de aquella apasionante historia que sedujo a tantos lectores en La catedral del mar. Y entre unas cosas y otras, el trasfondo histórico vuelve a tener un destacado protagonismo. El proceso de documentación llevado a cabo por Falcones para el periodo comprendido entre 1387 y 1423 es innegable, y se deja ver en cada capítulo, en cada huella que Hugo deja en la ciudad. Aunque en algunos pasajes la información puede resultar excesiva, permite dar una vasta visión sobre los sucesos acaecidos en Barcelona y otros territorios españoles, especialmente de aquellos hitos que acaban conectados con la ficción. Así, el lector asiste a la convocatoria de Cortes por el rey Juan, preparado para la defensa de Cataluña tras la invasión de compañías de guerra, llegadas principalmente de Francia; la tropelía contra los judíos producida el 5 de agosto de 1391, alentada desde Sevilla por las prédicas lanzadas por el arcediano Ferrán Martínez, la cual dejó en Barcelona centenares de víctimas y un sinfín de conversiones forzosas; o la muerte de Martín «el Joven», único heredero de la corona de Aragón y del Principado de Cataluña, hecho que implicó un conflicto sucesorio, sobre todo por la oposición de las Cortes a que el rey Martín apostara por su nieto bastardo Fadrique. El devenir histórico se completa con un amplio tratado sobre vitivinicultura que se integra en la novela en pequeñas dosis, convirtiendo el conocimiento y las técnicas del cultivo de la vid en el medio de vida de Hugo y del círculo judío más cercano al protagonista.


    En este punto es inevitable buscar paralelismos con la trama que vio nacer a Arnau Estanyol como uno de los personajes más apreciados de la novela histórica contemporánea. Para quien haya llegado a Los herederos de la tierra habiendo pasado por La catedral del mar, no le resultará difícil localizar ciertas similitudes entre ambas propuestas: por ejemplo, la continuidad de los Puig como uno de los principales antagonistas; el fervor religioso que invade a Arsenda en el convento de Jonqueres ?que remite al estilo de vida que tuvo Joan?; la fuerte presencia de la judería ?algo que responde más a lo histórico que a un deseo de perpetuar el recorrido literario?; o las distintas fases amorosas de Hugo desde el primer amor hasta la consolidación del matrimonio, pasando por el despertar sexual y la pasión desenfrenada ?inolvidables son Mar, María, Elionor y Aledis en la vida de Arnau?. En cualquier caso, estas correspondencias no dejan de ser anecdóticas, por lo que no debe temer el lector historias parecidas; más bien, a partir de algunos guiños ?casi como un homenaje a La catedral del mar?, se construye un nuevo universo con pequeñas reminiscencia de la gran historia que fue el periplo de los Estanyol.

    Los herederos de la tierra, de Ildefonso Falcones, recupera los últimos días del entrañable Arnau para abrir camino a Hugo Llor en otro íntimo paseo por los aledaños de Santa María del Mar. Lejos quedan ya aquellos bastaixos que levantaron piedra a piedra el templo de Barcelona. Ahora llega el momento de ceder el testigo a un nuevo plantel que desplegará sus miedos, inquietudes y emociones en un mismo escenario, a medio camino entre los siglos XIV y XV. Existía cierta preocupación sobre si el proyecto de Falcones estaría a la altura del volumen nacido hace una década. Ahora las dudas se han disipado: La catedral del mar ha encontrado un digno sucesor.

  • megustaleer

    Una continuación en la misma línea del original

    3

    Los herederos de la tierra se lee como si fueran capítulos de La catedral del mar. No se aprecian los diez años que pasaron entre ambos libros. Ildefonso Falcones mantiene el mismo tono con el cual escribió el primer libro. Los buenos muy buenos y los malos muy malos, siguen recreando una historia llena de pasión, amor, traición y violencia.

    La historia nos encuentra en el punto donde nos dejó el libro anterior, con un Arnau Estanyol maduro, con un hijo adolescente. Con el cambio de monarca que acontece, retornan al poder los Puig. Lo primero que harán será vengarse de Arnau. La historia de Los herederos de la tierra se centra la vida de Hugo Llor, un chiquillo protegido por Arnau que queda desamparado tras su muerte. A través de las páginas de la obra, vamos acompañando a Hugo a medida que se abre camino a través de una convulsionada Barcelona, tanto económica como políticamente. Seremos testigos de sus amores, sus venturas y desventuras, así como las idas y vueltas que dará en su afán de vengarse de los Puig.

    Paralelamente nos enteramos de la vida de Bernat Estanyol, hijo de Arnau, el cual se ve forzado a huir de Barcelona ante un intento fallido de asesinar a Puig. A partir de ese momento, la vida de Hugo oscila entre su lealtad a Bernat y la necesidad de sobrevivir en una ciudad injusta con los pobres.

    Igual que en La catedral del mar la reconstrucción de época es muy lograda: el lector no deberá hacer fuerza para sentir que el ambiente es verídico. Es cierto que Hugo no alcanza nunca el carisma que sí posee Arnau y que quizás le hubiesen ido bien unas 200 páginas menos al libro, pero de todas formas Los herederos de la tierra es una buena continuación largamente esperada.

  • megustaleer

    Amor y venganza en la Barcelona medieval

    3
    ¿Cuál es el resultado de sumar ?Barcelona? + ?Edad Media?? Sin duda: novela histórica, pura y dura. Así, en ese resultado se puede definir la trama de Los Herederos de la Tierra, del autor español Ildefonso Falcones. Peeeero, esta historia es la continuación de la que se narra en La Catedral del Mar, libro publicado en 2006 por Grijalbo. Y cuando recibí mi ejemplar de Los Herederos de la Tierra decidí que primero, entonces, leería La Catedral del Mar porque? ¡los lectores compulsivos somos así! No obstante, les aclaro que no es sumamente necesario que lean uno primero para luego poder entender la historia del otro. Si a ustedes les regalan o quieren comprarse ?Los Herederos??, pero no tienen ganas de leer ?La Catedral??, no hay problemas, arranquen y disfruten la lectura. Como yo leí los dos, voy a hacer una brevísima (prometo que sí) reseña de La Catedral del Mar.
    Esta iglesia será para el pueblo, no para mayor gloria de ningún príncipe
    La historia comienza con escenario en una masía de Navarcles, desde donde Bernat Estanyol se fuga con su pequeño hijo Arnau escondido entre mantas. El destino es Barcelona y ser un hombre libre. Esto le llevará varias años a Bernat, que trabaja en el taller de la casa de su hermana, casada con Grau Puig. Las diferencias sociales entre los hermanos y los primos son notorias, y para más, Arnau es acusado por su prima Margarida de haber ocasionado la muerte del hermano de ella. Desde allí en más, en la historia se entremezclan amores, deseos de venganza y, sobre todo, el de libertad. Arnau sigue muy de cerca la construcción de la catedral en honor a Santa María de la Mar, junto al padre Albert y a su amigo Joan ? que luego terminará siendo su hermano ya que Bernat lo adopta-. Así, el chico comienza a trabajar como bastaixo, quienes cargan las piedras para la construcción de la catedral. Un hecho trascendental cambiará la vida de Arnau: salvarle la vida a tres niños judíos escondiéndolos en una cueva de La Catedral del Mar. Así, comenzará un camino de prosperidad que lo llevará más cerca de concretar su venganza sobre los Puig, aunque con la Santa Inquisición al acecho. Los Herederos de la Tierra (2016) La historia sigue el estilo y la línea argumental de ?La Catedral del Mar?, aunque ahora el protagonista es Hugo Llor y la construcción de la catedral deja paso a que el lector se sumerja en las viñas de Cataluña. Amor y venganza siguen siendo los tópicos principales que mueven al protagonista. Hugo luchará e intentará sobreponerse una y otra vez a lo que el destino quiere marcarle pero él no desea para su vida. Sueña con ser mestre d?aixa pero el destino lo lleva a convertirse en un vinatero y botellero real sirviendo a, nada más ni nada menos, que a Roger Puig, heredero de Grau. Y entonces, le dedicará su vida entera a las uvas, pero lo hará a su manera y se esforzará al máximo para recuperar el lugar donde más feliz se sentía y le fue arrebatado: su viña de Vilatorta. Hugo es, a lo largo de toda la historia, un héroe. Pero, por momentos, parece que sufre demasiado y las cosas se le van complicando constantemente. A él y a su familia los marcan los secretos de los conventos de monjas, la lucha por el poder de los monarcas y la aristocracia, la conversión o muerte de los judíos, la constante sombra de la Inquisición a sus espaldas, la pobreza de los payeses que pagan tanto de impuestos como trabajo dejan en la tierra. La historia es atrapante y no escatima en detalles. Lo que más destaco del libro -además de la trama- es que combina muy bien las partes de la microhistoria de Hugo con fragmentos dedicados al conexto macrohistórico de España y Europa en el siglo XIV y XV. Es un libro extenso. MUY. Hace tiempo que no leía algo que sobrepasara las 700 páginas y cuando vi el ejemplar pensé que me iba a costar leerlo. Pero no, todo lo contrario. La separación en capítulos de alrededor de 30 páginas ayuda mucho  a que la lectura sea amena y también gracias a eso se puede ir leyendo de a tramos, en diferentes momentos. Mi conclusión personal: me gustó más ?La catedral del mar?. Me pareció no solo más atrapante la historia sino que tiene el equilibrio necesario entre descripción y narración. Es todo más conciso, con menos vueltas y, sobre todo, sin tantas complicaciones para el protagonista. Aún así, ?Los herederos de la tierra? es un libro que merece ser leído. Eso sí, encarándolo despacio y con cariño para bancar las casi 900 páginas.
  • megustaleer

    Reseña de Los Herederos de la Tierra

    4

    ¡Hola retóricos! Como algunos sabéis, este libro salió hace un tiempo (no mucho) en Edición Anticipada y como veis tuve la suerte de llegar a tiempo a por un ejemplar. Aunque claro, para mi sorpresa, no me di cuenta de que se trataba de la continuación de otro? y obviamente no me iba a liar con la segunda parte sin conocer la primera (aunque ahora que lo he leído puedo decir que no hubiera pasado nada, pues poco tienen que ver uno con otro). Pues bien, después de leer La Catedral del Mar y acabar enamorado de su historia, al final he podido leer este libro, y la verdad que también me ha gustado mucho, aunque debo decir que no tanto como el otro, pues como algunos ya sabéis el listón se quedó bastante alto.

     

    La historia cuenta la vida de Hugo Llor, protegido de Arnau Estanyol. Este joven trabaja en las Ataranzas llevando la bola del Genovés, un preso de guerra constructor de barcos y que enseña a Hugo esta ocupación, pues su sueño es convertirse en constructor de barcos. Pero todo esto se ve truncado cuando aparece la familia Puig (sí esa familia que también conocimos en la anterior novela y que aquí van a seguir en su línea) y arrestan a Arnau. A partir de aquí la vida de Hugo dará un revés llevándolo a conocer la dura realidad, donde tendrá que aprender a sobrevivir a la vez que intenta vengarse de lo que esta familia le ha hecho.

     

    La novela gira en torno al cultivo del vino (y sí puede parecer un tema un poco aburrido y tal, pero ya os digo yo que de eso no tiene nada, pues este hombre lo escribe de tal manera que hace que te parezca interesante), donde se centra la mayor parte de la acción tanto de joven como de adulto, aunque según avanza la historia veremos nuevos lugares y sucesos que se alejan de aquí.

     

     

    Los puntos fuertes siguen siendo los mismos: los personajes y el drama. Pues van dados de la mano. Una cosa que me ha llamado la atención son la cantidad de escenas de sexo que hay y bastante explícitas, además de que casi el 90% son infidelidades (otra cosa que me ha llamado mucho).

     

    Me ha encantado la variedad de dramas que hay, pues son muchos y muy, muy variados, que hacen que queramos seguir leyendo una página detrás de otra, sobre todo en las últimas 200 páginas. Aunque a todo esto le tengo que poner un punto negativo y es que a mitad del libro la cosa se estanca un poco y parece que no avanza, pero bueno, pasado el bache todo va cuesta abajo y se pone muy interesante.

     

    En cuanto a los personajes, tengo que admitir que al principio no tragaba mucho a Hugo, pero al final acabé cogiéndole cariño, pues su personaje cambia tanto? me encanta como piensa y actúa. Otro personaje que me gusta mucho es Barcha y es que tiene una personalidad genial. Y para terminar en cuanto a personajes os voy hablar del que más he odiado en esta ocasión y es de Regina, una mala pécora, bruja y demás que enserio? hay veces que te dan ganas de darle dos galletas bien dadas.

     

    Y por último, tenemos el final de la historia, que como le he dicho a alguna persona, se podría resumir en lo siguiente: fueron felices y comieron perdices. He de admitir que el final me ha gustado y es bastante happy, aunque claro? con todo el drama que tiene la historia no está nada mal un final un tanto alegre.

  • megustaleer

    La recompensa a una década de espera llega teñida de venganza

    3

    La venganza es la actriz principal de esta historia. La veremos aparecer por primera vez encarnada en la familia Puig, descargándola sobre Arnau Estanyol, desencadenando los acontecimientos posteriores.

    Conocemos a Hugo contando éste con doce años. Los sucesos que va presenciando y de los que será protagonista a lo largo de su vida, son los que dan forma a esta novela.

    Cómo termina Hugo aprendiendo los secretos de la elaboración del vino y el aguardiente de la mano de un judío, habiendo crecido junto al mar y con el sueño de construir naves, es una historia que no corresponde contarla aquí. Serán los lectores los que se sorprendan, se emocionen o se indignen con los tumbos que da la vida de un joven (un niño), que deberá despertar rápido y luchar duro por su supervivencia en una Barcelona hostil e injusta con las clases bajas y agresiva con las minorías.

    Falcones vuelve a tomar como protagonista a un niño. Esto le permite construir el personaje desde cero. Nos hace partícipes de su crecimiento, aprendizaje y somos capaces de apreciar su evolución. Construye la personalidad de Hugo a través de sus experiencias y al haber sido espectadores de éstas, comprendemos cada uno de sus pasos y sus decisiones. Sus preocupaciones llegan a ser las nuestras y el drama del joven caído en desgracia una y otra vez, llega a conmovernos.

    Son muchas las mujeres con un papel protagonista en esta historia. La rigurosidad histórica lleva a este escritor a someterlas a la época, forjando personalidades sumisas y poco idealistas. No obstante, sí que podemos encontrar a más de una que se rebela a su condición y presenta una lucha voraz contra la injusticia y la adversidad. Dos esclavas con un alto sentido de la justicia y un valor más que notable y una madre dispuesta a todo por su hijo, sostendrán la historia y constituirán el contrapunto en una sociedad dirigida por hombres, para hombres.

    Las artes y los oficios tienen un papel fundamental. El propio Hugo pasará por varios procesos de aprendizaje a lo largo de su vida, que nos acercarán de primera mano a las formas de vida de la clase obrera barcelonesa de la época. Si bien en un comienzo, aprenderemos el oficio de la construcción de barcos y el mundo que lo rodea, más tarde, la trayectoria de Hugo nos llevará a las vides, la elaboración de caldos y el destilar aguardiente.

    Los esclavos, de los más diversos orígenes, así como sus condiciones de vida (o de no vida), tendrán un papel relevante en la historia de Hugo, corriendo en paralelo a la importancia que tenían en la época. La compra y venta de seres humanos, la privación de libertad, la lucha por la misma, la desigualdad, la carencia de derechos, el submundo que conforman y las redes de colaboración entre ellos, encontrarán su protagonismo en una trama que gira a su alrededor y se apoya en ellos en momentos cruciales.

    Las luchas de poder entre las clases nobles y las diversas tramas en torno a las sucesivas ocupaciones del trono, será el abanico donde desplegará toda su labor documental Ildefonso Falcones. Con unos datos metódicos y precisos, extenderá ante el lector toda una batería de documentación histórica que hará las delicias de los adeptos a la novela de este género.

    Una novela extensa, en la que el lector avanzará poco a poco por la historia de Hugo Llor, pero también por la Historia de una Barcelona constantemente en agitación. Una agitación palpable muchas veces, otras soterrada en el ir y venir de las gentes y los más recónditos rincones de una ciudad, que bulle en constante rebelión silenciosa.

    Los detalles de una vida repleta de tribulaciones y un personaje perseguido por la adversidad cuya vida está marcada por la desgracia y el deseo de venganza. Las amistades que se enturbian con el tiempo y las ambiciones... Todo un retrato social elaborado con esmero por la pluma de un Falcones que, sin duda, ha dado respuesta a todos aquellos que clamaban por una continuación de La catedral del mar y que habrán visto recompensada la década de espera.

  • megustaleer

    Historia viva

    5

    Al igual que su antecesora, la continuación de "La Catedral del Mar" se centra en la historia de un solo personaje, al que sigue desde la infancia hasta la madurez. En este caso, la vida de Hugo Llor, personaje que se relaciona al principio con Arnau Estanyol, el protagonista de "La catedral del Mar", pero que no tiene relación familiar con él. Aunque la novela tiene una estructura y extensión similares (un poco mayor) a la anterior, no es necesario haber leído la primera para disfrutar esta.
    ¿Qué nos ofrece "Los herederos de la tierra"? Las mil peripecias de Hugo Llor en la Barcelona medieval. Huérfano de padre y desamparado, de niño conoce a Arnau Estanyol y a su hijo Bernat, encuentros que marcarán su vida. Es una novela extensa, ramificada en gran cantidad de giros argumentales y personajes, pero organizada en torno a unos hilos muy perceptibles: el vino que Hugo fabrica y con el que comercia; las mujeres de su vida (las que ama, las que odia...); el conde de Navarcles, objeto de su odio... Y, sobre todo, el rico fresco que pinta de la Barcelona de la época que, una vez más, Ildefonso Falcones vuelve a retratar con todo lujo de detalles, infundiéndole vida y dotando de mayor interés, si cabe, a unos momentos históricos apasionantes.

  • megustaleer

    Una esperada segunda parte de Ildefonso Falcones

    4

    La catedral del Mar fue un éxito editorial hace ya 10 años y este año Ildefonso Falcones publica la segunda parte, Los herederos de la tierra. 

     

     

    Mas allá de que en el primer capítulo aparece Arnau Estanyol, el protagonista absoluto de la maravillosa Catedral del Mar, y a lo largo de las casi 900 páginas aparece como un secundario su hijo Bernat, esta segunda parte no tiene nada que ver con la primera. 


    La novela, que solo tiene en común la catedral como punto de encuentro y esa Barcelona medieval del siglo XIV, narra la azarosa vida de Hugo Llor, un pequeño niño al cuidado de Arnau Estanyol desde la muerte de su padre y que sueña con ser constructor de barcos.


    La novela, con esa prosa tan excelente que ya conocemos del escritor, nos describe con todo detalle como es la vida de Hugo, en una Barcelona llena de peligros, amenazas y guerras entre el rey y sus herederos que consumen la vida de los habitantes de la ciudad, las luchas entre pobres y ricos, la persecución a los judíos, la miseria en la que viven Hugo y su familia.


    Y a lo largo de la novela vemos crecer a Hugo, le observamos madurar mientras sufre persecuciones por parte de los enemigos de Estanyol, como va cambiando de oficio, de trabajar en las atarazanas mientras sueña con ser constructor de barcos a trabajar en la tierra, aprendiendo de un judío como convertirse en uno de los mejores viticultores de la región mientras se enamora, sufre pérdidas, ayuda a su madre, lucha contra sus enemigos y mil y una desventuras más que sufre a través de la novela.

     

     

    Como con La catedral del mar, la historia es contada con tanto detalle que te imaginas perfectamente la vida de Hugo y sus vicisitudes en esa época medieval con tantos peligros políticos y sociales. Me gusto mucho mas la primera parte, sin embargo, como novela independiente también me ha gustado bastante Los herederos de la tierra, aunque no esperéis que sea la segunda parte, no es sino una continuación de la historia a través de otro personaje totalmente distinto.

  • megustaleer

    Un fiel reflejo de la despiada Barcelona medieval

    3

    Mi opinión:

    Hace diez años... sí, diez años... cómo pasa el tiempo... leí La catedral del mar y disfruté mucho con la lectura. Recuerdo que mientras la leía me parecía (salvando las distancias que son muchas...) un Los pilares de la tierra "a la catalana".
    Me encantó que mi ciudad fuera la protagonista de una historia tan bien trazada y documentada. Así que cuando vi que Idelfonso Falcones había escrito la continuación de La catedral del mar me lancé sin dudarlo a por ella.

    Sin embargo, Los herederos de la tierra me ha generado sentimientos encontrados:

    Puede ser que mis ansias de saber qué pasaba a los protagonistas tal vez me han hecho tener la sensación de que la historia avanzaba muy poco a poco en las primeras dos terceras partes de la novela, algo que, a ratos, se me ha hecho algo pesado.
    Los herederos de la tierra ha sido una lectura que he tenido entre manos varias semanas y que no he podido leer todos los días, tal vez sea por eso por lo que a ratos se me ha hecho más difícil de seguir.
    No obstante, cuando llegué a la parte en la que la acción se desarrollaba al ritmo que a mi me gustaba no podía dejar de leer.

    Por otro lado, quiero alabar la impecable escritura del autor y el enorme trabajo de documentación que tiene detrás Los herederos de la tierra, lo cual la convierte en un fiel testigo de los hechos que tuvieron lugar en aquel momento de la historia en el escenario de la Barcelona medieval.

    Para acabar, me gustaría añadir que Los herederos de la tierra es una novela recomendable para todos aquellos lectores amantes de las novelas de ficción histórica, ya que, como he comentado unas líneas más arriba, esta es una novela que refleja a la perfección la realidad social de la despiadada y, demasiado a menudo, cruel Barcelona Medieval.

  • megustaleer

    Reseña: Los herederos de la tierra de Ildefonso Falcones

    3

    ¡Buenas noches! ¿Cómo se encuentran los lectores más hermosos del universo? Espero que súper bien. Como sé que ya estaban extrañando mis reseñas, decidí adelantar la que tenía pensado hacer la semana próxima. Les voy a contar un poco sobre el libro que estuve leyendo en estos días, "Los Herederos de la Tierra" de Ildefonso Falcones. Quiero agradecer infinitamente a Megustaleer Argentina(Penguin Random House) por haberme mandado una copia de este libro para poder reseñar. ¡Gracias!

     

    Opinión personal 

     Los herederos de la tierra comienzan ocho años después del final de ?La catedral del mar?. En esta nueva obra, Falcones nos cuenta la historia del pequeño Hugo Llor, un huérfano de padre, que con 12 años trabaja  en la reparación y construcción de barcos en las Ataranzas de Barcelona. Aranau Estanyol, su protector, lo ayuda a él y a su familia a no quedarse en la calle, poniendo a su hermana en un convento y a su madre a trabajar como empleada en una casa. El sueño de Hugo de ser constructor de Barcos se ve truncado por los enemigos de Aranu, la familia ?Puig?.

     Cuando abrí el paquete que me había traído el cartero, debo ser sincera, casi me dio un infarto al ver la cantidad de páginas que tiene este libro. Me desesperé un poco al ponerme a pensar que debía leerlo, y al mismo tiempo, estudiar para los parciales que se me venían encima. Pero a pensar de mis preocupaciones, disfruté mucho de la lectura. El autor, como ya lo ha hecho con La Catedral del Mar, recreó perfectamente a esa Barcelona medieval, las ciudades, la situación social y las costumbres que el pueblo tenía.

     El libro es realmente extenso y lleno de documentación histórica, a muchos eso no les gustará pero a mí sí. Lo que más me agrado fue que Falcones haya llenado la obra de diferentes tramas, sobre el amor, la amistad y la traición.

     Para ser honesta, llega un momento en la lectura, que despegas los ojos del libros y te preguntas: ¿En dónde estoy?? No estoy queriendo decir que sea tediosos pero al tener tantos capítulos, marea un poco. Por suerte enseguida pude retomarlo.

     De los personajes creo que solo les puedo decir que me parecieron correctos, no me fascinaron ni me disgustaron.

     

     Frases que me gustaron...

    •  ?A ninguno nos complace la humillación o la sumisión; el problema es saber cómo escapar de ellas.?
    • ?Solo se mueve una, otra y otra vez. Y otra más. Año tras año, siglo tras siglo. Sí, majestuoso, pero siempre muere aquí, a los pies de quienes vienen a contemplarlo. Mañana será lo mismo. Y el día en que arrasa, mata y siembra la destrucción no sabe por qué lo hace.?

     

    En conclusión, Los Herederos de la Tierra fue un libro que fue de mi agrado, aunque hubiese sido mejor haberlo leído con más tranquilidad para poder disfrutarlo mejor. Estoy segura que cuando tenga tiempo libre lo releeré.

     

    Espero que lo lean ?

     

     

  • megustaleer

    Una novela de ficción histórica en la Barcelona de los siglos XIV y XV

    3

    Hemos sido tantos los lectores que caímos en las redes de La catedral del mar, que disfrutamos con Arnau Estanyol y que estábamos deseando encontrarnos con él de nuevo que, cuando se corrió la noticia de que estaba próxima la publicación de la continuación de esta novela, vivíamos con verdadero anhelo esa cuenta atrás. Hoy os cuento mis impresiones de una novela que, si bien tiene ciertos rasgos comunes con la anterior, es totalmente independiente.

     Los herederos de la tierra narra la vida de Hugo Llor, un niño de gran corazón al que conocemos con sólo doce años. Tras el fallecimiento su padre en el mar, su familia se encuentra en una situación económica desesperada. Arnau Stanyol, que se ha convertido en uno de los prohombres de la ciudad, le tiene un gran cariño y les prestará su protección, dándole trabajo como ayudante en las atarazanas; el pequeño sueña con convertirse en mestre d?aixa, pero el destino parece tener pensado otro futuro para esta familia y una cadena de sucesos le llevará a emprender una actividad muy diferente, relacionada con el mundo del vino.

     Nos situamos en el año 1387, en una Barcelona que, una vez más vuelve a ser retratada de una forma impresionante. Falcones tiene esa facilidad para trasladarnos a cada uno de los rincones de esta ciudad bulliciosa y caótica; unos escenarios tan lejanos en el tiempo y a la vez tan reales a nuestros ojos. En esta ocasión lo vuelve a hacer, asistiremos como espectadores de excepción a la transformación de este niño en un hombre con miles de aventuras y desventuras, pasearemos por una Barcelona que aún no tiene puerto, de la que conoceremos con todo lujo de detalles como era el proceso de aproximación de las naves hasta la costa y los riesgos a que se exponían cuantos participaban de esta actividad. Conoceremos a una ciudad, llena de actividad, cómo era el día a día de los bastaixos, las dificultades para sobrevivir de aquellos que tenían menos recursos y el acoso al que estuvieron sometidos los judíos.

     Aunque son muchos los temas que aborda la novela, en un periodo histórico que siempre me resulta sumamente interesante, con el aliciente añadido de desarrollarse en una ciudad como Barcelona, podríamos decir que mientras en La catedral del mar la trama giraba en torno a la construcción de un templo, en este caso, nos vamos a mover en el mundo del vino; un mundo que conoceremos en su sentido más amplio, desde la siembra y el cuidado de las cepas, pasando por su recogida, elaboración, distribución y comercialización. 

    A pesar de que Barcelona es el epicentro de toda la historia, también habrá lugar para visitar otras regiones y conocer sus caldos, toda una lección de enología e historia. Con todos los ingredientes mencionados la historia debería haber sido más que satisfactoria, sin embargo, me ha faltado un poco de garra, esa que te atrapa en una lectura que te invita a avanzar más y más y cuya ausencia ha ralentizado por momentos mi lectura y me la ha hecho un poco cuesta arriba en determinados capítulos, en los que el peso de los datos históricos me ha sacado de la trama. Evidentemente, es una apreciación personal y no quiero decir con ello que la historia no sea buena, que lo es y está muy bien escrita y documentada, pero quizá esperaba más emoción, algo que, sin embargo, sí que he encontrado en el último tercio de la novela donde la trama se ha tornado en una lectura mucho más ágil, amena y, aún sin tener un ritmo trepidante, sí que me ha resultado mucho más adictiva.

     Son muchos los personajes que desfilan por una historia lineal que avanza cronológicamente hacia el presente y abarca unos cuarenta años en la vida de los protagonistas. Serán Hugo y su familia el hilo conductor de toda la trama, un hombre honesto que tendrá que sobrevivir en una ciudad que no es nada amable con los pobres, pero que siempre tendrá muy presentes las enseñanzas de Arnau Estanyol para sobrellevar los contratiempos que le surgen. Junto a él, también Bernat, el hijo de Arnau Estanyol tendrá un papel importante, un personaje que no me ha resultado tan convincente como Hugo, pero del que aporta mucho interés a la trama. Barcha, una esclava mora, es el personaje femenino que ha logrado conquistarme por completo; una mujer llena de fuerza y vitalidad que se va colando en la mente del lector poco a poco. Frente a ellos, un elenco mucho más amplio donde los judíos tendrán un gran protagonismo y ocuparán una de las partes que me han resultado más interesantes de esta trama, donde el autor no ha escatimado en detalles para contarnos la persecución tan grave a que fueron sometidos.

    Son tantos y tan variados los temas que se abordan en la novela que es imposible citarlos todos pero Falcones hace un fiel retrato de la ciudad en la época, asistiremos a cambios de reinados, pugnas de poder, sucesiones papales, numerosas batallas y conoceremos muy de cerca la vida monástica y el peso del clero en la sociedad de la época. 

     En definitiva, Los herederos de la tierra es una novela cargada de aventuras, muy bien documentada en la que ficción e historia se dan la mano para dibujarnos un mapa de la ciudad de Barcelona entre los siglos XIV y XV y que recomendaría especialmente a aquellos que deseen conocer en profundidad la ciudad en dicho periodo. 

  • megustaleer

    Diez años de espera han merecido la pena. Una lectura didáctica, de calidad, intrigante, emotiva y altamente adictiva.

    5

    ¡Hoy si, hoy es el día!

    Tras discusiones en redacción ya os podemos acercar nuestras impresiones sobre Los herederos de la Tierra, la ansiada vuelta de Ildefonso Falcones.

    Esta continuación de La catedral del mar nos sitúa en la Barcelona del año 1387, todos los habitantes de la ribera escuchan las campanas de la Catedral pero hay uno que las escucha de una manera mucho más atenta.

    Hugo, nuestro nuevo compañero de aventuras, es hijo de un marinero fallecido que a su corta edad trabaja en las atarazanas gracias a nuestro viejo amigo Arnau Estanyol.

    Sus sueños nunca llegaran a buen puerto dado que la familia Puig se vengará de Arnau Estanyol, su enemigo de siempre a través de éste.

    En este punto de una novela muy coral, Hugo se debatirá entre la lealtad a su protector y a su necesidad de sobrevivir en una Barcelona que vive unos días muy grises con muchas vibraciones negativas que lo harán arrimarse al sol que más calienta sin que él lo quiera.

    Poco a poco dejará su sueño náutico y se relacionará con un empresario vitícola llamado Mahir que le enseñará el oficio a la vez que le abrirá los ojos hacia una nueva cultura.

    Poco le servirán los prejuicios dado que el amor de nuestro amigo hacia la hija de Mahir será un quebradero de cabeza para su padre.

    ¿Qué será de este chico? ¿Quién ganará en la batalla de venganzas? ¿Puede el amor superar las barreras de las ideologías?

    No os desvelaremos ningún secreto ya que gracias a Grijalbo tenéis la oportunidad de descubrir la historia que continua de uno de los booms literarios más importantes de las últimas décadas.

    Es increíble como el autor crea unas obras tan visuales y absorbentes que nos ayudan a entender tiempos lejanos y familiarizarnos con la manera de pensar de los hombres que pisaron la Tierra en siglos anteriores.

    En cada una de sus obras hay un elemento innovador, una vuelta de tuerca que hace de esa novela una lectura especial, pero todas tienen en común lo que ya hemos bautizado como el sello Falcones que nos garantiza una lectura didáctica, de calidad, intrigante, emotiva y altamente adictiva.

    Una vez empezamos a leer tenemos la necesidad de seguir y seguir.

    Creedme cuando os decimos que estos diez años de espera han merecido la pena. Es una obra que dentro de unos años y unos siglos aún será recordada.

  • megustaleer

    Abrumada y fascinada por este dramón familiar épico

    4

    Este libro es un desafío que me ha dejado agotada como si hubiera sobrevivido a una jornada de inmenso esfuerzo. Mis arrebatadores, ¿habéis leído a este autor?

    LOS HEREDEROS DE LA TIERRA, de Ildefonso Falcones, drena la mente y el alma por la gran inversión que requiere de nuestra parte. Se sufre, se maravilla, se aprende.

    Casi 900 páginas que retratan la Barcelona de finales del siglo XIV y principios del siglo XV a través de los ojos de Hugo, quien comienza siendo un zagal al que le suceden tantos infortunios como eran posibles en la época y más.

    Sus experiencias construyen un mosaico de las profesiones y actividades de la ciudad que incluyen las atarazanas donde se construían los barcos, el hospital de los pobres donde los médicos acostumbraban a ejercer de forma gratuita por ley y la judería con sus viñas, subastas de herencias y medicina clandestina de mujeres.

    Resulta frustrante pero absorbente el grado de injusticia al que los poderosos, los crueles y los supersticiosos sometían a gentes que no tenían más opciones que sufrir tremendos pesares o sobrevivir a ellos a base de ingenio o alguna pizca de compasión ajena.

    Con su volumen de páginas, densas de vicisitudes e infortunios y hazañas, este tour-de-force histórico-social ha sido una lectura extraordinaria porque, por un lado los acontecimientos verídicos moldean la ciudad de Barcelona y el destino de Cataluña. Por otro lado, el sinfín de incidencias que golpean al niño-adolescente Hugo y le ponen constantemente al borde de la cárcel o la muerte. A medida que su vida transcurre, se acumulan las tribulaciones que le acosan sin tregua y, al mismo tiempo, le encumbran hacia pruebas de constancia y resistencia heroicas.

    Con la sensibilidad angustiada, se asiste a las penurias que atacan a Hugo y por ende a la ciudad. Pronto, de una pizca de bella esperanza surge también uno de los instantes de mayor desgarro emocional para este personaje, que no el único ni de lejos. Os juro que lloré a lágrima viva por el palpable sentimiento de esta tragedia, singularizada en una persona pero que refleja un funesto hecho histórico de la ciudad.

    La narración es informativa, profundamente documentada y, sin aspavientos, logra transmitir hondos pesares cuando suceden. Se aprende de todo gracias a su factura colosal. Sobre viñas y elaboración de vinos, sobre leyes y jurisdicciones, sobre barcos y gestas de los grandes y la población judía, la esclavitud de tantas naciones, la pugna por la supremacía de la corona que aunaba Aragón, Valencia y Mallorca así como el principado de Cataluña y su astuta caída en testa castellana. Y más allá, se aprende que la felicidad dura poco. Y cuesta mucho.

    Transcurren décadas en la vida de Hugo quien porfía entre miseria y progreso, mal de amores y sensualidad, enemigos acérrimos e injusticias interminables a manos de nobles y religiosos y un pueblo veleidoso que comete tantas tropelías como enarbola compasión poderosa.

    Y en el fondo, la catedral del mar, testigo de piedra de cuanto acontece a las almas que la construyeron y viven en torno a ella. Esta obra es un dramón familiar épico que merece ser compartido.

     

  • megustaleer

    No ha cumplido mis expectativas

    3

    Los Herederos de la tierra, al igual que su predecesora, transcurre en la Barcelona de finales del siglo XIV y principios del XV, narrada en tercera persona con una prosa sencilla, la historia gira en torno a la vida de Hugo Llor "Apadrinado" por Arnau, Hugo verá como a causa de defender a un Arnau ya anciano, su vida se truncará y a partir de entonces es cuando caerá en una desgracia tras otra.
    En esta novela está muy presente el tema vinícola , hugo se ve obligado a trabajar las viñas de un judío que le enseñará todo sobre la fabricación del vino y lo convertirá en un experto, lo que condicionará su vida laboral a parir de ese momento.
    Durante la novela nos vamos encontrando diferentes tramas, que se van resolviendo conforme pasamos las páginas, a mi parecer hay demasiados sucesos que hacen que durante las primeras partes el libro sea denso y pesado siendo así también con la parte histórica de papas y reyes.

    El punto de conexión con la primera novela es Bernat, hijo de Arnau, aunque este no es el protagonista, es una pieza clave en la vida de Hugo, y con él se formará la trama que nos lleva al final de la novela la cual es la que a mi me ha hecho conectar realmente con la historia.

    En cuanto a los personajes, Hugo, como protagonista me ha resultado algo descafeinado y creo que le falta fuerza, he odiado a Bernat, no entiendo como puede el hijo de Arnau, tener esa forma de ser, no lo concibo. Barcha, me ha encantado desde su aparición y es uno de mis favoritos, en cuanto a Mercé me ha gustado como se ha ido construyendo poco a poco a lo largo de la historia. y que decir de Regina a pesar de su maldad me ha parecido un personaje muy bien definido.


    En resumidas cuentas, muchas páginas para un final precipitado, que se resuelve en página y media. Me esperaba mucho de esta lectura y no ha cumplido mis expectativas.

  • megustaleer

    Tras 10 años de espera llega por fin la continuación de La catedral del mar

    3

    Os traigo la reseña de la secuela de un libro muy esperado. Recuerdo que leí este libro cuando salió hace diez años y, aunque ha pasado mucho tiempo y apenas lo recuerdo sé que lo disfruté. La salida del libro coincide con el rodaje de la serie de La catedral del mar, que se está rodando en la ciudad monumental de Cáceres (si no la conocéis de verdad que no sé lo que estáis esperando). Cuando me enteré del rodaje de esta serie en este lugar me transporté en el tiempo ya que siempre me encantó ese lugar, de hecho en más de una ocasión me llevé el libro a la ciudad monumental y me senté allí a leerlo ya que me hacía sentir en plena Edad Media. De hecho, para mí, la catedral del mar, siempre será Santa María... Así que tenía muchas ganas de volver a meterme de lleno en esa época de nobles, caballeros y castillos.

    El libro nos narra la historia de Hugo Llor, un chico de clase humilde que, por fatalidades del destino, ha perdido a casi todos los miembros de su familia y se ve obligado a sobrevivir en una ciudad en la que cualquier paso en falso, especialmente si no eres de clase noble, puede ser fatal y desembocar de manera horrible.

    A lo largo de todo el libro vamos viendo como Hugo va creciendo, como sus sueños e ilusiones van cambiando y como va conociendo a diferentes personas que marcarán su vida de forma inevitable para bien o para mal.

    Este autor tiene la extraordinaria habilidad de conseguir transportarte por completo y hacerte sentir como si realmente estuvieses viviendo en aquella época. Me ha llegado especialmente la crueldad de la sociedad medieval. Una sociedad en la que los pobres no tienen ningún valor, no tienen realmente ningún derecho y sufren los constantes abusos de los nobles y de la iglesia sin que haya ninguna consecuencia para estos. De hecho me ha sorprendido la gran impunidad con la que contaban estos nobles (prefiero pensar que en la actualidad esto ha cambiado, al menos un poco).

    También me ha sorprendido mucho lo frágiles que eran las relaciones y las amistades, la gente tenía tanto miedo a los poderosos que no podían acoger ni ayudar a un amigo acusado injustamente por temor a las represalias que podrían sufrir. Lo cual, en cierto modo es entendible teniendo en cuenta la facilidad con la que ajusticiaban a la gente (en el libro podremos ver varios ejemplos de ajusticiamientos realmente injustos, sin juicio ni posibilidad de defensa).

    También el libro cuenta con un gran trasfondo religioso, Hugo comienza a vivir con los judíos de la época y podemos ver su forma de vida con ellos. También podemos ver el horrible trato que se les dispensaba por parte de los cristianos únicamente por sus creencias religiosas. Esta parte me ha conmovido especialmente ya que es muy frustrante ver como se imponen unas creencias sobre otras y una vez más podemos ver como las mayores abominaciones de la humanidad surgen precisamente a causa de la religión. ¿Tan complicado es simplemente respetar las creencias de los demás?

    Por último, otro de los temas que se tratan en el libro, es la esclavitud. A pesar de sus ideas, Hugo compra a un par de esclavos y podemos ver como era la vida de estos en esta época, como estaban totalmente al servicio de sus amos y todo lo que tenían que hacer para conseguir ganar su libertad (si es que lo lograban). Aquí podemos ver uno de los personajes más divertidos del libro, Barcha, una mora desobediente y maleducada pero con un gran corazón. Es muy interesante ver la diferencia entre su comportamiento como esclava y como liberta ya que es prácticamente al revés de lo que se esperaba de ella.

    Pero creo que uno de los objetivos de la novela histórica ha de ser precisamente este, enseñarnos las cosas horribles que ocurrieron en el pasado para así intentar evitar que se reproduzcan los mismos errores una y otra vez.

    A lo largo del libro hay muchísimas referencias históricas, nos cuentan las luchas de poder reales (a lo largo de la historia pasamos por varios monarcas) así como también las luchas de poder en una iglesia que tenía varios papas. En esta parte puede apreciarse un gran trabajo de investigación por parte del autor ya que hay muchísimos datos relacionados. Datos que, al menos en mi caso, han sido un poco irrelevantes y en ocasiones incluso tediosos ya que no aportaban demasiado al desarrollo de la historia teniendo en cuenta que el protagonista del libro es un hombre pobre. Es cierto que en ocasiones el liderazgo de un monarca u otro influía en su vida pero en muchas otras no entendí el porqué de explicar con todo detalle las guerras del rey en diferentes territorios.

    La trama es un poco lenta y se hace un poco pesada, el libro comienza en 1387 y se extiende hasta 1422 por lo que vemos como nuestro protagonista va convirtiéndose en adulto y todas las penurias que pasa a lo largo de su vida intentando comportarse correctamente y manteniendo sus lealtades (a pesar de que estas en ocasiones solo le compliquen la vida). Desde mi punto de vista no hacían falta casi novecientas páginas para narrar esta historia ya que hay mucho relleno con datos históricos y explicando el funcionamiento de una viña.

    En conclusión, se trata de un libro que retrata un poco como era la sociedad medieval y las grandes injusticias de esta. Está enmarcado en la ciudad de Barcelona, por lo que si conocéis la ciudad seguro que podéis ver reflejadas algunas de sus calles y sus lugares principales. Es un libro que nos ayuda a comprender un poco nuestra propia historia y nos hace ver las cosas que han mejorado desde entonces. Así como también aquellas otras otras que siguen existiendo y que deberíamos cambiar. Aún así se trata de un libro un poco pesado (he necesitado casi un mes para terminarlo) y que a veces resulta un poco aburrido.

  • megustaleer

    Los herederos de la tierra

    4

    Desde que vi el primer libro en la estantería de libros de mi padre, hace cosa de algunos meses, he sentido la necesidad de leer a este autor. Y ahora que se me ha presentado la ocasión de leer la segunda parte no he podido desaprovecharla. Aunque no me haya leído la primera parte, tengo que decir que he disfrutado de este libro.


    La obra empieza ocho años después de La catedral del mar. Ahora nuestro protagonista es Hugo, un niño de 12 años que trabaja en las Ataranzas, lugar de Barcelona donde se construyen y se reparan los barcos. Gracias a su protector, Arnau Estanyol, nuestro pequeño protagonista puede trabajar en ese lugar. Pero la cosa no acaba ahí. Su sueño de ser constructor de barcos se verá truncada por la familia Puig, enemigos aférrimos de Arnau. Ahora solo le queda sobrevivir en una de las ciudades más duras: Barcelona.

    Al principio tenía bastante miedo de leer a este autor, sobre todo porque el libro tiene casi 900 páginas, pero he decir que, en general, he disfrutado bastante de esta lectura. Ildefonso me ha demostrado a lo largo de esta obra ser un virtuoso a la hora de reconstruir el pasado: ciudades, la situación social, las costumbres... todo está explicado de una manera tan clara que, en ocasiones, parece que lo estás viendo con tus propios ojos (aunque hay algunos errores de vocabulario que hacen pupita). Sin embargo, no puedo decir lo mismo de su caracterización de los personajes. Todas, y cuando digo todas son todas, todas las mujeres de la obra son voluptuosas y sensuales. Ya sé que la belleza es subjetiva y tal y cual pero, enserio, ¿de dónde ha saco eso? Parece que hayan salido todas en cadena de una fábrica. Y en cuanto a los personajes masculinos... bueno, un poco de los mismo.

    La lectura es bastante amena, la obra está repleta de tramas diferentes donde el amor, la amistad, la traición y el engaño recorren cada uno de los rincones de esa ciudad. No obstante, al haber tantos capítulos e historias, en algunos momentos el libro pierde ritmo y fuelle (sobre todo a mitad del libro) y luego cuesta volver a cogerlo. Pero no os preocupéis, una vez vuelto a cogerlo todo va viento en popa.

    De los personajes no voy a hablar en exceso porque, para ser sinceros, ninguno me ha llegado a gustar lo suficiente como para mencionar algo relevante sobre ellos. Hugo en especial me ha recordado al personaje de Kvothe en El nombre del viento, un muchacho que sale de una para meterse en otra (pero claro, sin el interés que provoca Kvothe).

  • megustaleer

    El Mar da paso y protagonismo a la Tierra

    4

    Hoy vengo con la segunda parte de La Catedral del Mar, la esperada novela del verano y del otoño, Los Herederos de la Tierra.

    Una novela que se está vendiendo como la continuación de La Catedral del Mar, pero que en mi humilde opinión, no es estrictamente así, hay una correlación en cuanto a escenas y personajes, pero no sigue una línea ni argumental ni a protagonistas, se refiere. Incluso podemos leer independientemente cada una sin que nos cause mayor inconveniente. En este libro aparece el gran protagonista de La Catedral del Mar, pero es tan ligera su participación real (que no sentimental) que no calificaría realmente de segunda parte propiamente dicha.

    Los Herederos de la Tierra nos cuenta la historia de Hugo Llor, un niño huérfano de padre que sueña con ser ?mestre d?aixa?. Pero como imaginamos los sueños se truncan y el destino te lleva por otro camino bien diferente. Fue esto lo que le pasó al pobre Hugo: tras presenciar la muerte del que para él era como un padre, Arnau Estanyol -por parte de una venganza antigua de los Puig- se verá abocado a huir de las atarazanas y lejos de la mar; e intentar vengar esa muerte cruel que ha vivido en propia piel. El destino y el propio Arnau harán que sea de la tierra de lo que vivirá Hugo a partir de entonces. Es así como ?el Mar dará paso y protagonismo a la Tierra?.

    Hugo es el gran protagonista de la historia: un personaje lleno de matices, orgulloso por momentos, modesto y humilde en casi toda la obra. Una persona que no le importará arrodillarse ante sus enemigos, pero que en ciertos momentos perderá el miedo a morir por salvar a su familia. Un protagonista que evoluciona, cambia a lo largo de la historia según va avanzando su vida: una vida difícil, pero nada surrealista: vivirá episodios que le llevarán a recordar quién es y a quién debe su amor y valor. Aunque si tengo que destacar otro protagonista sería la Tierra, los cultivos o la vid en particular. Coge la uva como gancho para describir la agricultura, a los fieles campesinos e incluso a los mercaderes de la época.

    Además de él sobresalen los personajes femeninos: Bartra, la fiel esclava mora, un personaje increíble e inolvidable; Dolça el primer amor de Hugo; Regina, una judía feroz, decidida, avanzada a su tiempo y genialmente astuta; Caterina, otra de las mujeres más importantes para Hugo; o Mercè, una persona fuerte, valiente y que tendrá un papel fundamental, especial y magistral en la última parte de la novela: será una de los personajes que nos conquistará junto con Bartra. En cuanto a personajes masculinos hay poquitos: Bernat Estanyol, hijo de Arnau, que tendrá una vida complicada y que dará a la historia ese personaje claroscuro y odiado por momentos; o Mahir, un judío que ayudará a Hugo en la primera parte y se convertirá en protector de Hugo y en otro padre para él. Cómo veis en realidad el personaje masculino importante es Hugo y el que recae todo el peso de la historia: podemos intuir que le pasan miles de cosas y todas malas, para mí tiene una vida no fácil, pero si con una gran fortuna. Gracias a su tesón y trabajo, su bien hacer con la uva siempre sobrevive, y renace de sus cenizas.

    Los Herederos de la Tierra es una gran obra de documentación e historia desde que comienza en 1387 hasta que termina en el 1423, está llena de datos históricos y anécdotas y leyendas de lo que acontecía en Barcelona, y por tanto secundariamente en el Reino de Aragón y Castilla: batallas por el Papado, por ser Rey (me adentro aquí para destacar la magistral recreación por parte de Falcones cuando el Rey Martín necesitaba un heredero y nos cuenta detalles divertidísimos sobre todo aquel teatro que se formó para traer al mundo a un heredero), la trascendencia de los corsarios en el Mediterráneo, o las miles de guerras contra Italia; también nos adentramos a hechos históricos destacables como la expulsión de los judíos y la posterior masacre de estos en Barcelona o la expansión de Barcelona y creación del barrio del Raval; y por si fuera poco nos cuenta como ?ficción? algo que pudo haber pasado: la creación del aguardiente (aqua vitae) como bebida alcohólica.

    La historia ficticia es genial. Como Hugo va superando obstáculo a obstáculo, como el tesón y su trabajo tienen siempre su recompensa, pero eso no quita para que la tristeza, la amargura y la venganza siga su curso. Aventuras, celos, traiciones, amistad o amor son algunos de los componentes que tenemos en la novela. Es una obra que aunque al principio nos cuente entrar en materia, se lee muy bien ya que alberga bastante diálogo. Es cierto que se me ha hecho muy pesada cuando se excedía en la parte vinícola de la obra: terminaremos siendo unos expertos en vino, aguardiente, pufff? se hace muy lento leer ciertos pasajes repetitivos del vino y su construcción. En ese sentido sobran muchas páginas, ya que "poco queda interesante y mucho desgasta". Ya que vamos con detalles negativos, otra parte negativa bajo mi punto de vista ha sido la parte histórica: cómo bien decía antes hay muchos datos, algunos recreados y puestos magistralmente en la obra, mientras que otros me chirriaban demasiado: muchos nombres de reyes, papas, etc? puestos sin ninguna aparente sintonía con la obra, sólo y exclusivamente para contarnos esos datos. Sinceramente me perdía con tanto nombre cuando no sabes a que viene todo ello. Hubiera preferido no conocer esos datos y no perderme en nombres y datos solo por ponerlos y contarnos todo, todo, todo.

    La novela está estructurada en cuatro partes, la primera es muy introductoria aunque ya haya cierta acción y muertes, pero es cuando llegamos a la tercera y última parte cuando realmente estamos totalmente enganchados y absortos a la lectura. Una novela que va de menos a más, y que alberga una sublime ambientación de esa Barcelona medieval que a mi tanto me interesa: la medicina, la personalidad, los actos? me apasiona revivir con tanta visualidad como lo hace Falcones. Admito que estaba deseando terminar y averiguar todos los secretos que todavía quedaban guardados y cómo se resolvía todo: acaba con acción, valor y te quedas totalmente satisfecha y con esa sensación de bienestar que a veces nos gusta tener. Una gran obra de Falcones, aunque personalmente considero que no supera a su predecesora La catedral del mar.

    En resumen, Los Herederos de la Tierra es una novela de ficción histórica llena de aventuras, acción, venganzas y por supuesto amor. Es una obra con una gran documentación y ambientación de la Barcelona medieval y la recrea muy visualmente gracias a unos personajes reales y perfilados excepcionalmente. Un novelón muy esperado que aunque le sobran ciertos detalles y alguna que otra página es una de las novelas del año.

  • megustaleer

    Una esperadísima continuación a la altura de su predecesora: La catedral del mar

    4

    Diez años después del gran bestseller que fue La catedral del mar, de la que actualmente se está rodando su adaptación televisiva en formato serie, Ildefonso Falcones regresa con Los herederos de la tierra. Una esperada continuación a la altura de su predecesora. 

    Este nuevo título se puede leer independiente del primero. Los protagonistas son personajes nuevos para el lector y los secundarios simplemente antiguos conocidos. Incluso de Barcelona, que repite como ciudad en la que se desarrolla casi al completo la trama, descubriremos nuevos escenarios como el hospital de la Santa Cruz, el barrio del Raval, las Drassanes... Y saldremos de sus murallas romanas para tomar contacto con los huertos y viñedos que crecían en la periferia. 

    En esta ocasión, el protagonista, Hugo Llor, no va a edificar una catedral. Él se dedica a la construcción de barcos y posteriormente a la elaboración de vino. Por ello, la vinicultura, y todo lo que le rodea, es ampliamente descrito con todo detalle. Así pues, a lo largo de las páginas acompañaremos a Hugo en el pasar de su vida. Una vida rodeada de sucesos de todo tipo: amistad, amor, violencia, venganzas, intrigas, viajes, ambición...

    Además de una obra de ficción histórica es un retrato de la sociedad barcelonesa de la época medieval, su organización administrativa y judicial. Una ciudad de grandes contrastes entre la población de clase alta y los más humildes, hasta llegar al escalafón más bajo que serían los esclavos, porqué sí, en ese tiempo la esclavitud era de lo más habitual en España y el resto de Europa. Igualmente destacar que Falcones, no se corta con las escenas de violencia y sexo, las cuenta con misma naturalidad con la que sucedían en este período medieval. También me ha resultado muy interesante la convivencia entre judíos y cristianos y como mucho antes de la expulsión de los judíos en 1492, ya sufrieron lo suyo y fueron casi desbastados con el asalto al barrio del Call, en el que murieron la mayor parte de la población judía que por aquel entonces vivía allí.

    Pero otros acontecimientos históricos, acaecidos entre 1387 y 1423, como puede ser el Compromiso de Caspe, están introducidos con calzador en la trama. Si es cierto que vemos que un acuerdo de la importancia de este, no es sentarse a una mesa y ponerse de acuerdo, sino que hay demasiados intereses de por medio, redecillas varias y sobornos múltiples. El ritmo de la narración, en general rápido y ameno, baja bruscamente en estos episodios reales. Incluso en algunas partes, de la mitad del libro, dan ganas de abandonar su lectura debido a su densidad. Por este motivo no le otorgo la calificación máxima de 5 estrellas.

  • megustaleer

    Los herederos de la tierra, Ildefonso Falcones

    4


    Idelfonso Falcones comenzó su carrera literaria por todo lo alto. La catedral del mar, publicada en 2016, fue todo un éxito de ventas que dejó satisfechos a muchos lectores, entre ellos a mí. Además obtuvo varios premios (como el de la Fundación José Manuel Lara) y fue traducida a varios idiomas alcanzando más de cuarenta países. Tras sus obras La mano de Fátima y La reina descalza, su último trabajo se titula Los herederos de la tierra que da continuación a su opera prima. Aunque en realidad a mí no me parece una segunda parte en el sentido estricto de la palabra. No nos vamos a encontrar los mismos personajes y ambas se pueden leer de forma independiente porque sus tramas son también diferentes.

    La novela comienza un 4 de enero de 1387. En las ataranzas trabaja el Hugo Llor, que a sus doce años es huérfano, y su cometido es portear la bola de hierro que lastra un esclavo genovés mestre d?aixa que había sido aprisionado en el mar durante la guerra. El trabajo lo ha conseguido gracias a su mentor y uno de los prohombres más queridos y respetados en la ciudad de Barcelona. Se trata de Arnau Estanyol que en su juventud fue un bastaix que ayudó a construir la iglesia de Santa María de la Mar (y que protagonizó La catedral del mar).

    Sin embargo la protección y el afecto de Arnau desaparecen repentinamente cuando llega la familia Puig a la ciudad con el objetivo de perpetrar la venganza con la que llevan años soñando. A partir de ese momento el pequeño Hugo tendrá que buscarse la vida como pueda porque también se ve obligado a separarse de su madre.

    Este es solo el punto de partida de una historia en la que sucederán muchísimas cosas a lo largo de su extensión. Los herederos de la tierra es una novela en la que se funden de forma muy audaz los acontecimientos que suceden en la vida de sus personajes con un fondo histórico que recrea a la perfección la Barcelona del medievo. Con respecto al primer aspecto nos sumergiéremos en una historia que tiene un poco de todo. Amor, amistad, lealtad, venganza, muerte, lucha, ambición y secretos entre otras muchas cosas que la hacen una novela muy entretenida en la que constantemente se abren y cierran subtramas diferentes.

    De nuevo Ildefonso Falcones ha creado una serie de personajes atractivos, inolvidables y dibujados con gran cantidad de matices. Me gusta que este autor, aunque utilice una serie de rasgos que en general definan a sus personajes, no caiga en la tesitura de llevarlos hasta puntos poco creíbles. Un ejemplo es su protagonista. Hugo Llor es un hombre con un gran sentido de la ética pero también es capaz de defenderse y cometer actos ilícitos para su beneficio. Muchas veces tendrá que tomar decisiones difíciles y decidir dónde está su lealtad. A lo largo de la novela es un personaje al que se llega a querer. Serán muchísimos otros los que aparezcan o desaparezcan en las etapas que Hugo va cubriendo en su vida. Hay muchos que cabría destacar pero tampoco le veo mucho sentido.

    Con respecto a la recreación histórica, costumbrista y la ambientación son excelentes como ya he podido comprobar en los anteriores libros del autor. Estos aspectos no solo están muy bien trabajados y recreados sino que además están perfectamente equilibrados en la novela de forma que no sentimos su peso sobre la parte de ficción. De esta forma que vas aprendiendo muchísimas cosas, algunas muy curiosas, sin apenas darte cuenta. La novela nos hace una imagen perfecta de cómo era la ciudad en el último cuarto del siglo XIV y el primero del XV. Podemos visualizar como eran sus calles, el ambiente que se vivía en las ataranzas reales, en el Raval y conoceremos el Hospital de la Santa Cruz entre otros lugares importantes de la mima. Barcelona se nos presenta como una ciudad de contrastes y una de las más relevantes del Mediterráneo. Una ciudad que controlan los ricos, en la que sobreviven los pobres y que se levanta a través de los esclavos.

    Además veremos la persecución y asedio a los judíos que fueron masacrados y obligados a convertirse al cristianismo. Mientras el sur de España, sin embargo, era dominado por los musulmanes aunque ya no les quedaba demasiado tiempo allí. A lo largo de los años (los cincuenta que abarca esta novela) iremos viendo guerras, conflictos, intrigas, traiciones o muertes que daban lugar a los diferentes cambios de regentes en sus reinos.

    Os decía antes que no considero que esta última obra de Falcones sea la continuación de La catedral del mar. Ambas novelas apenas comparten personajes y la línea argumental es también muy diferente. Si el eje en torno al que se movía el protagonista de la primera era la construcción de una catedral en este caso será la viticultura y la enología la forma de vida que apasione a Hugo Llor. El cuidado de las vides y la elaboración de vino me han encantado en la novela porque están muy relacionados con mi profesión y me he deleitado conociendo con más detalles como los comerciaban, envejecían, producían o mezclaban con otros ingredientes.

    Su estilo sigue fiel a la línea que llevan sus anteriores novelas. Una narración fluida, entretenida en la que se equilibra perfectamente la narración y dialogo y en la que las tramas van cambiando y se va renovando constantemente. La única pega que puedo ponerle es que el inicio no me conquistó de forma inmediata, necesitando algunos capítulos para meterme en la historia aunque esto quizá ha podido ser cosa mía porque no he estado últimamente en plena forma. Sobre el ecuador de la misma encontré algunos capítulos en que la novela se ralentizaba en exceso. Afortunadamente son solo algunas páginas en un libro que tiene una extensión considerable.

    Como última curiosidad solo me queda comentar que en la actualidad se está rodando la serie inspirada en La catedral del mar, aunque de momento tendremos que esperar algunos meses para verla.

  • megustaleer

    ¡Diez vidas esperaría por estos libros!

    5

    Hace ya diez años, La Catedral del Mar nos contó la historia de Arnau Estanyol, un niño por el que su padre luchó hasta la muerte en busca de la libertad. La novela comienza ubicándose en el año 1320, antes del nacimiento del propio Arnau, y termina en el 1384, después de habernos narrado toda una vida, después de haber sido testigos de las vivencias más felices y también de las más oscuras del hijo de Bernat Estanyol, siguiendo de cerca la construcción de la catedral de Santa María de la Mar (a la que no abandonamos ahora tampoco). Hoy nos encontramos leyendo qué pasó después de todo aquello y somos testigos del legado del prohombre Arnau Estanyol, querido por todos en Barcelona pero sobre todo por su esposa, Mar, y su hijo, Bernat. A estos se les suman todos aquellos a los que Arnau ha beneficiado con su benevolencia, entre ellos Hugo Llor, protagonista de la historia que ha tardado diez largos años en llegar a nuestras manos.

    Como con La Catedral del Mar, Los Herederos de la Tierra nos cuenta la historia de Hugo Llor desde bien pequeño, cuando aún acompañaba a Arnau en sus paseos por la playa. Hugo es huérfano de padre y, en aquellos años, perder al cabeza de familia significaba perderlo todo. Arnau ayudó a la familia de Hugo a no quedarse en la calle mandando a su hermana a un convento con la promesa de una buena dote y a su madre a trabajar como criada en una casa donde podían acogerla. Por su parte, Hugo trabajaba en las atarazanas con uno de los genoveses prisioneros del rey, aprendiendo el oficio y soñando despierto con un brillante futuro construyendo navíos. No obstante, como era de esperar, todo se tuerce y Hugo ve truncados sus sueños por nada más y nada menos que Roger Puig. Los Puig fueron nuestro dolor de cabeza durante la larga lectura de La Catedral del Mar y lo son también durante gran parte de la que nos traemos ahora entre manos. Vuelven a resurgir de su miseria con más odio que nunca hacia los Estanyol y Hugo, con su afecto por ellos, se ve metido entre medias desde el primer momento. No obstante, no solo será esta familia la que cause desgracias en la vida de Hugo Llor, sino que se topará con un par de personajes que prometen sorprender con sus actos.

    Esquivando las maldades de unos nobles que no se detienen ante nada, Hugo consigue seguir con su vida, no sin problemas. Desde el abandono de sus sueños, pasando por la sufrida persecución del criado de Roger Puig y de un chico que promete sangre contra Hugo y llegando hasta complicados amoríos, el protagonista de esta historia rara vez encuentra la paz en su vida. Por otra parte, Bernat, hijo de Arnau y algo mayor que Hugo, también tiene que ver en los quebraderos de cabeza del muchacho. No podía ser de otra manera, así que los muchachos nada más conocerse se hacen amigos. Pero las cosas cambian y a veces esto puede suceder demasiado deprisa. Muchas cosas pasan en estas casi novecientas páginas que no puedo contaros pero si algo sí es seguro es que el destino no les tiene prepraradas las mejores experiencias para estos dos jóvenes. Tocados en muchas ocasiones por la mala fortuna, y en otras por la buena, Los Herederos de la Tierra nos hará partícipes de la vida de Hugo Llor y nos mostrará cómo eran las cosas en la Barcelona del siglo XIV y XV, nada fáciles para aquellos de menor condición, más aún si son mujeres, indescriptible si son esclavos o judíos.

    Con todo, lo que más me gusta de estas novelas es el repaso histórico que suponen. No me extraña que pueda tardarse diez años en escribir un libro como este. La recopilación de datos que ha tenido que hacer el autor es impresionante, más aún teniendo en cuenta que ha de hilar una historia a su alrededor. Todos los sucesos descritos, desde las guerras entre los reinos hasta el ascenso o descenso de algunos hacia la nobleza, supondrán algún cambio en la vida de Hugo y, puesto que recorremos tantos años durante la lectura, conoceremos a muchísimos personajes interesantes.

    En primer lugar, obviando al protagonista, conoceremos a los judíos: Dolça y Regina, dos muchachas que conocen al joven Hugo en su primera huida, trabajando este para Mahir en sus viñas (tío de Dolça) y aprendiendo ellas el oficio de matrona (y a su vez, médico) de la madre de Dolça. El tiempo pasado con los judíos puede que sea el más intenso de toda la novela, puesto que la gente cristiana de Barcelona no es precisamente amistosa con aquellos que confraternizan con los judíos, dejando como caso aparte el final, que promete hacer aflorar las emociones más intensas tal y como sucedió en el libro anterior. También tenemos a Arsenda, la hermana de Hugo que, aunque no aparezca demasiado o no parezca que tenga un papel muy fuerte, sí será clave para según qué cosas que suceden al joven viñador. Junto con su hermana y los judíos, podríamos hablar de Bernat (por seguir una línea temporal), el cual al principio goza de la misma benevolencia que sus padres pero no duda en jurar venganza contra los Puig, como antaño hizo su padre. Más adelante conocemos a Barcha y Caterina, ambas esclavas, Mateo, criado de Roger Puig y malvado hasta la médula o el propio Roger Puig, digno hijo de su padre.

    Todo lo acontecido entre los personajes hace (o me hace) surgir cantidad de emociones, pasando de la alegría a la tristeza en apenas unas líneas. El hecho de estar ambientado en el siglo XV (al igual que me sucede con el libro anterior) hace que me estremezca con algunos sucesos, que de verdad tenga que dejar de leer por la certeza de que aquello de verdad le pasaría a alguna muchacha o a algún pobre desgraciado que ofendiese a quien no debía. Y pese a ser un libro tan largo, con tantas pausas para describir algún acontecimiento histórico o recuerdo de alguno de los personajes (que hay bastantes, avisados/as quedáis), la forma que tiene el autor de contárnoslo, la forma de hilarlo todo, hace que no pueda cerrarlo, que piense: ¿qué pasará después? ¿Qué hará Hugo ahora? ¿Qué pasó con este o aquél rey? La brutalidad de algunos personajes (y la impredecibilidad de los nobles), como decía anteriormente, algunas veces te pone mal cuerpo, te hace maldecir o rabiar de verdad, pensar que esos brutos existieron y existen. Y el mero hecho de ser capaz de despertarme esos sentimientos y sensaciones, malas algunas veces, buenas otras, hace que valore todavía más el libro y quiera saber más, leer más del autor. Igual soy yo, que siento las cosas de forma demasiado intensa, pero estos son los libros que nunca olvido.

    En cuanto a la estructura de la novela, nos la encontramos dividida en cuatro partes que podríamos decir que son las cuatro grandes fases de la vida de Hugo y su familia. Pese a lo largo que es el libro, pese a que he estado toda la semana con él (y llevando al día mis tareas de la universidad), no se ha hecho largo. Al contrario. ¡Qué será ahora del legado de estos personajes! Sobre esas cuatro partes, cada una empieza de forma más pausada para dar paso al gran acontecimiento que marcará esa fase de su vida, culminando en el último cuarto con una serie de sucesos atropellados que harán que no puedas dejar de leer, que de verdad desees que se aclare todo por fin, que puedan vivir en paz. Durante la lectura no serán pocas las sorpresas que nos llevemos por parte de unos personajes que rara vez son lo que parecen. Puestos a mencionar, podría decir que los mejores personajes de la novela, aquellos que más me han sorprendido, han sido Regina y el propio Bernat Estanyol, no sin dejar de apreciar a un desaventurado Hugo Llor que ha sabido solucionar sus problemas con los escasos medios que ha tenido a su alcance.

    No sabría decir con qué libro me quedaría porque ambos forman parte de una misma historia, solo sé que esperaría diez años más, ¡diez vidas más!, por leer otra continuación, otro libro enlazado a la vida de los Estanyol y de los Llor.

  • megustaleer

    Cuando la espera merece la pena

    4

    Desde que leí la noticia de que Ildefonso Falcones (uno de mis escritores españoles de novela histórica preferido) iba a publicar ?Los herederos de la tierra?, el libro a modo de continuación de ?La catedral del mar?, he vivido expectante por leer esta esperada entrega. Por fin la espera ha terminado y los seguidores de Falcones podemos disfrutar de nuevo de la Barcelona medieval asomándonos a la ventana de la historia que tan magistralmente construye este escritor.

     ?Los herederos de la tierra? vuelve a situar su trama en el siglo XIV, pero en esta ocasión la historia arranca en 1387 y se centra en la vida de Hugo Llor, el hijo de un marinero fallecido que muy joven logra entrar a trabajar en las atarazanas de la ciudad de Barcelona gracias al aprecio que le tiene Arnau Estanyol, el protagonista de ·?La catedral del mar? que ahora es un anciano prohombre que goza del respeto y el cariño de casi todos los ciudadanos. Pero la vida de Hugo da un giro inesperado cuando la familia Puig (a la que ya odiábamos de ?La catedral del mar?) se cobra una antigua venganza de horribles consecuencias. Al final, Hugo encuentra un hogar y aprende una profesión de la mano de Mahir, un judío que elabora vino y que le enseña todos los secretos de un arte que el muchacho irá mejorando a lo largo de su vida. Una vida, por cierto, nada sencilla para un Hugo que se ve envuelto en un sinfín de tramas, traiciones, venganzas y desventuras a las cuales el lector asistirá con un interés creciente conforme avanza la historia.

    Por supuesto, al igual que ocurría con su predecesor, ?Los herederos de la tierra? supone un retrato vibrante de la Edad Media y toda la oscuridad que esta etapa conllevó: las injusticias sociales, los abusos de los nobles y reyes hacia los pobres, y las persecuciones religiosas sufridas sobre todo por una numerosa población judía, son el hilo conductor de esta historia que se centra en algunos momentos históricos importantes, vistos desde la perspectiva de Hugo Llor. Se hace difícil no meterse plenamente en el relato y sentir cada vez más curiosidad por saber qué será del protagonista cuya vida da tantas vueltas y que se enfrenta a tantas dificultades que es imposible saber cómo va a resolver más de una situación.

    En definitiva, aunque hemos tenido que esperar diez años, ?Los herederos de la tierra? es un libro que merece mucho la pena y que puede leerse de manera independiente a ?La catedral del mar?, aunque yo siempre aconsejo leer los libros en orden. Falcones recrea a las mil maravillas la dureza de una época de sombras, y dota de vida a personajes ficticios que encarnan los miedos, luchas y esperanzas de las personas que realmente habitaron estos siglos, humanizando y acercando la historia a unos lectores ávidos de conocimientos, pero sensibles a las pasiones humanas. Si eres de este tipo de lectores, este libro no te defraudará lo más mínimo.

Ficha técnica

  • Título: Los herederos de la tierra
  • Autor (es): Idelfonso Falcones
  • Traductor:  
  • Sello: GRIJALBO
  • Precio sin IVA: S/. 89.00
  • Fecha publicación: 11/2016
  • Idioma: Español
  • Formato, páginas: TAPA DURA, 896
  • Medidas: 16 X 23,5 X 5 mm
  • ISBN: 9788425354236
  • EAN: 9788425354236
  • Temáticas: Novela histórica
  • Colección: Novela historica
  • Edad recomendada: Adultos

Otros usuarios también vieron ...

La torre de la soledad

Valerio Massimo Manfredi

Noche de invierno

Valerio Massimo Manfredi