Loading...

A TODO VAPOR (MUNDODISCO 40)

Terry Pratchett

0


Fragmento

* Corrieron varios comentarios obscenos al respecto, pero al parecer, para desgracia de las chicas locales casaderas, Hierro Loco Simnel y sus hombres habían encontrado algo más interesante que las mujeres, y en apariencia estaba hecho de acero.

* Que se pronuncia «Jidaenda».

* Traducción literal: «Ingeniero jefe de minas».

* Un humano quizá hubiera dicho «cabree» en ese momento, pero las cabras no son muy populares entre los enanos, mientras que en las ratas se puede confiar siempre.

* Las agrupaciones de exploradores mixtas para trolls, enanos y humanos se crearon poco después de la firma del Acuerdo del Valle del Koom, a instancias de lord Vetinari, para permitir que los jóvenes de las tres especies dominantes coincidieran y, con un poco de suerte, se entendieran. Por supuesto, los jóvenes de todas las especies, una vez aglutinados, en lugar de volverse unos contra otros hicieron causa común contra el verdadero enemigo, es decir, sus padres, sus profesores y las diversas autoridades, que estaban tan anticuadas. Y hasta cierto punto, por sorprendente que pareciera, el invento había funcionado; cosas de Ankh-Morpork. En líneas generales, a nadie le importaba la forma del prójimo, aunque quizá sintieran un vivo interés por saber cuánto dinero llevaba encima.

Recibe antes que nadie historias como ésta

* Además de ser de la dinastía McSweeney y por tanto desorbitadamente caro. Aunque, al ver los pedazos de porcelana en el suelo, pensó que así no parecían tan, tan caros.

* Un término técnico que hace referencia a los excrementos de perro, muy buscados por las tenerías.

* A menos que fuese un gólem. En los tiempos aciagos en que unos hombres de negocios, nada menos, habían usurpado la empresa familiar de clacs, Adora Belle había volcado sus energías en la emancipación de los gólems. Seguía implicada en la Fundación del Gólem, pero la complacía observar que el ritmo al que cambiaba Ankh-Morpork significaba que los gólems ya se fundaban ellos solos sin problemas.

* Adora Belle era, como sabía hasta ella misma, una cocinera creativamente mala, más que nada porque opinaba que la cocina era una pérdida de tiempo para cualquier mujer con dos dedos de frente; como Húmedo adoptaba la misma postura en lo relativo al trabajo manual, el arreglo parecía satisfacer a todas las partes.

* Que no era un mote, sino su único nombre.

* Porque unos baños separados, eran, por supuesto, la clave de un matrimonio feliz.

* «Púa» para su amante esposo. El hermano de Adora la había llamado «Mortífera», pero lo decía en plan amable.

* Nombre colectivo oficial para referirse a un puñado de trasgos.

* El maravilloso colorido de la madera de roble del bosque de los Tojones estaba muy solicitado para la carpintería de alta gama.

* Conocido por los asiduos como el Tigre Pegajoso.

* Si podía llamarse así a alguien que a diario debía enfrentarse con formularios que firmar, ir a un sinfín de reuniones sobre reuniones y ocuparse de la correspondencia más insignificante.

* Este compuesto cristalino negro era muy usado por las mujeres trolls como crema antienvejecimiento. Dick Simnel había sido concienzudo en sus investigaciones y la sustancia era, al parecer, un lubricante muy eficaz.

* El hombre fuerte del banco era, hablando con propiedad, un perro fuerte: Don Tiquismiquis.

* Expresión que significa que el constructor del inmueble especula sobre lo lejos que podrá estar, y con cuánto dinero, antes de que el comprador descubra que los cimientos son más bien vencimientos, que la fosa séptica tiene treinta centímetros de profundidad y tendencia al reflujo y que los ladrillos deben mucho al más orgánico y venerable de los materiales de construcción, la mierda de vaca. La tradición dicta que el proceso empiece con un trabajo de trama, en todos los sentidos. Se estaban construyendo urbanizaciones enteras con nombres tan sugerentes como Valle de los Ruiseñores y Jardines Girasol que jamás habían oído a un ruiseñor o visto un girasol en flor, pero aun así estaban en el mercado, donde Premoniciones Inmobiliarias Y.V.A.L.R. Escurridizo y Asociados estaba haciendo su agosto.

* Oi Dong no era muy distinto de Shangri-La.

* «Adorno de jardín.»

* No confundir con los legendarios Caballeros de Nougat, célebres en la mitología enana por ser los ancestros que, en el principio del mundo, crearon las minas de melaza y otros dulces subterráneos.

* Húmedo se preguntó si se tendría que decir «ciempieses», pero enseguida pensó que qué más daba.

* El término «aliciente» exige que la persona que lo pide se frote el índice y el pulgar con picardía, usted ya me entiende, jefe.

* Nada más oír el nombre, Húmedo tiró de diccionario y descubrió con gran alivio que la fornacita era un raro mineral hidroxiarsenato y cromato de plomo y cobre. El troll tenía un precioso color verde azulado.

* Una humana habría dicho: «Que se las metan donde el sol no brilla».

* La palabra «higiénicos» había provocado cierto debate, y Húmedo había perdido. Todos los demás opinaban que «higiénico» daba al proyecto un cierto tono, una suerte de je ne sais quoi. Lo dijo la mismísima lady Rey, y ¿quién iba a discutir con la Duquesa?

* Aunque a ojos de su marido siempre había sido la Duquesa, un apodo que reservaba solo para ella.

* La temida tortura de los gatitos en realidad la había inventado Húmedo, y a Vetinari le había impresionado. En los calabozos del palacio había una gran dama de hierro, que rara vez se utilizaba. En aquellos tiempos modernos, el régimen gatuno de tortura era el mejor castigo para que el malhechor se lo pensara dos veces antes de hacer nada que volviera a llevarlo al calabozo. Cedric se ocupaba del mecanismo y de los gatitos; no era un hombre inteligente, pero agradecía la paga todos los meses y era muy amigo de los gatos, que en las calles de Ankh-Morpork sobraban. Se colocaba un buen número de gatitos dentro de la dama de hierro, junto con el malhechor, al que apenas quedaba sitio para sentarse. Abajo había una pequeña compuerta, del tamaño justo para que cupiera un buen plato de leche. Cada vez que un gatito se alteraba y manifestaba ese malestar, Cedric abría la dama y atizaba a la víctima con su garrote; la intensidad del garrotazo iba en función del grado de malestar del minino en cuestión. A algunos idiotas les daba risa el sistema, pero funcionaba y, pasada cierta cantidad de garrotazos, se decía que los visitantes salían asombrados por el ambiente general de felicidad que se respiraba dentro de la dama de hierro, donde el ronroneo era tan sonoro que su eco se dejaba oír por todo el calabozo.

* Una disciplina en la que las manos se mueven en el tiempo además de en el espacio, para lo cual el practicante debe retorcer el espacio que tiene a la espalda.

* El dominio de la cocina atasca-arterias de Todo le había granjeado una serie de amistades en lugares interesantes. El intercambio de fuentes de comida por fuentes de información se había demostrado una práctica empresarial muy provechosa.

* Un horror compartido por muchos de los periodistas, preocupados por la posibilidad de mancharse de barro los zapatos y ser atacados por faisanes.

* Protectora de los Ocho Protectorados y Emperatriz del Largamente Debatido Trozo hacia el Eje de Sto Kerrig.

* En realidad había dos salas de espera, una para hombres y familias y una segunda para solteras. No sorprendió a nadie que Efi insistiera en que todos los aspectos del ferrocarril debían ser limpios y sanos, y por supuesto higiénicos, algo sobre lo que no estaba dispuesta a dar el brazo a torcer.

* El titular que salió publicado al final fue «Un tren de carga y descarga». Al parecer el señor de Worde y su mujer quedaron muy impresionados con las instalaciones sanitarias.

* Y cuando un troll anuncia, sus oyentes quedan anunciados de verdad.

* Incluso el profesor Rincewind, que pasó casi todo el trayecto escondido bajo su asiento, convencido de que la locomoción era la clase exacta de actividad que en general conducía a una muerte segura, reconoció que los trenes podían resultar muy útiles cuando uno quería viajar a alguna parte o, lo que era más importante, desde alguna parte con prisas.

* Que cabe señalar que incluía cierta cantidad de terreno definible como «quinto pino», al igual que la mayoría de las ciudades-estado.

* Los carceleros no entendieron cómo había escapado hasta que descubrieron que no iban a recuperar la colada.

* Sabía que no podía usar aquel término coloquial estando allí, por supuesto, pero a fin de cuentas la gente de Quirm llamaba a la de Ankh-Morpork esfínteres, casi siempre con ánimo jocoso. Casi siempre.

* Los humanos dirían que había metido la pata hasta el fondo. Hasta el fondo de verdad.

* Un ciudadano de Ankh-Morpork jamás se dejará convencer de que hay otras ciudades por lo menos igual de buenas que la suya, y tratará el concepto mismo con humoroso desdén. La expresión tuvo su origen cuando enseñaron a un ciudadano de Ankh-Morpork la estatua de un cerdo enorme en Pseudópolis y, al ver el animal, comentó su tamaño diciendo: «Será puerco soy morporkiano», incidente que dio lugar a una popular canción de taberna.

* Que en vez de enmascarar el omnipresente olor a trasgo se limitaba a conferirle un toque especial.

* Las vasijas de unggue, como las llamaban, desempeñaban un papel crucial y secreto en la sociedad trasga. En Ankh-Morpork, los trasgos más sensatos fabricaban unas vasijas de imitación para la venta que eran igualitas a las originales, según Adora Belle, pero quitando la magia y dejando aquel brillo maravilloso. Sin embargo, era conveniente no prestar demasiada atención a lo que tradicionalmente contenían las vasijas…

* No convenía especular sobre qué otra cosa podían tener. La mera idea revolvía el estómago de Húmedo.

* A cualquier trasgo joven se le considera una ramita.

* Que consiste en un troll equipado con un cómodo par de alforjas, una a cada lado, con capacidad para hasta cuatro personas.

* Aparte de visitar con algún que otro cliente el Club Conejito Rosa para aparentar que se lo pasaba bien y meter dinero por la liga de las jóvenes giratorias, lo que bien pensado apenas tenía nada de malvado para los estándares de la madurez adelantada; solo era bastante triste, aunque supusiera un gran placer hacerlo y una muerte segura si Adora Belle llegaba a enterarse.

* Colon y Nobby habían sobrevivido mucho tiempo en una profesión peligrosa y sabían cómo no estar muertos. Más que nada, llegando cuando los malos ya habían huido.

* Sería de mala educación preguntar a Otto cómo llegaba tan deprisa a los sitios. Por supuesto, todo el mundo sabía que era un vampiro, pero como era un ferviente Crespón Negro, cualquier cosa que la gente creyera saber de él se la callaba.

* Una novedad que se demostró letal para la Compañía Crucífera de Carruajes, que había optado por construir sus locomotoras y raíles con un ancho de vía basado en los carros de caballos con los que se hacía el reparto de coles.

* Y aun así Harry no dejaba de ser un Titán, apelativo humorístico que hacía referencia a los bolsillos largos y los dedos cortos, y que se debía a su tendencia a contemplar el desembolso de dinero con el mismo entusiasmo que una endodoncia practicada por un dentista troll.

* Feeney era un privilegiado. Para un trasgo, el nombre siempre es el nombre, intocable y parte del propio trasgo.

* O mejor dicho, los fruits de mer de su trabajo.

* Húmedo sospechaba que Vetinari había tenido algo que ver con ese último nombre, ya que Pseudópolis nunca había tenido rey y padecía la maldición de la democracia, un trastorno que el patricio no podía soportar.

* En las llanuras Sto, como en otros sitios, hizo falta algún tiempo para que la gente de pueblo aceptara las… instalaciones interiores. Un retrete en el jardín, rodeado de aire puro, se consideraba mucho más higiénico y, con un mínimo de cuidado, los tomates que se cultivaran saldrían buenísimos.*

* Si no sabes por qué, tus abuelos te lo explicarán.

* En la línea de Quirm, Harry había tenido que impedirle que instalara bidets.

* Esa fortuna habría sido más grande todavía si Rayo no hubiera tomado minuciosas medidas para que la Compañía de Ferrocarriles Higiénicos se llevara su tajada.

* Harry estaba emocionado. Había intentado quitar importancia al asunto, pero, cuando oyó la sugerencia de que debía formar parte de un ferrocarril de juguete, sonrió de oreja a oreja, aunque Efi se quejó de que lo habían sacado demasiado gordo.

* Todos los trasgos, en especial los varones, transmitían una sensación general de tendones, pero en su mayor parte estaban hechos de tendones atados con otros tendones. La mente argumentaba que sin duda tenía que haber músculos ahí dentro, en alguna parte, pero era muy posible que tuvieran que luchar para abrirse algo de espacio entre tanto maldito tendón.

* Es un hecho bien conocido que se puede escalar Cori Celesti. Muchos atletas han intentado coronarlo y la mayoría de ellos ha fracasado, aunque la historia reconoce que un grupo de ancianos caballeros artríticos y patizambos lograron tal hazaña, pero a renglón seguido murieron como héroes, que era de lo que se trataba, al fin y al cabo. Otros atletas aspirantes, y también perspirantes, habían conseguido al menos escalar cierto trecho empleando lo que se conoce como Senda de las Luces, de la que debe resaltarse que no ayuda a nadie que no sea un auténtico héroe. Pese a todo, muchos siguen intentando escalar Cori Celesti o por lo menos dejarse el fémur en el intento.

* La señorita Daisy Snapes fue oficialmente la primera persona que nació en un tren en movimiento, gracias a la comadrona que llevó corriendo a la madre al furgón de cola. La joven Daisy nació a cincuenta kilómetros por hora y sus embelesados padres le pusieron Locomoción Snapes, hasta que el incidente llegó a oídos de Húmedo y regaló a la recién ampliada familia un pase estacional gratuito para el tren, acompañado por la sugerencia de que Locomoción quizá quedaría mejor como segundo nombre.

* Los pantanos de esa parte del mundo son famosos por su avifauna, pero también tienen mala reputación porque se mueven sin tregua y con rapidez. Cuesta encontrar tierra firme. Sus habitantes humanos viven en grandes balsas que actúan de refugios al tiempo que de jardines. Las generaciones más ancianas tienen los pies palmeados, un rasgo que intentan fomentar en sus descendientes porque las membranas demuestran que su poseedor es un gran cazador de los pantanos. No tienen enemigos conocidos, probablemente porque a la mayoría de las personas no se les ha perdido nada en un pantano. En realidad ayudan a los viajeros, y destilan unos fármacos de enorme utilidad a partir de la fauna y la flora flotante de la marisma, por ejemplo el melón retorcido y la cruel atrapamoscas, cuyo veneno puede usarse para la elaboración de delicados grabados sobre hierro y a la que hay que acercarse con extremo cuidado, ya que puede escupir el veneno a varios metros.
     No cabe duda de que la magia ha tenido gran influencia en los Tremendales, y el profesor Rincewind de la Universidad Invisible está investigando su futuro como farmacopea del mundo. Un comunicado suyo revela que el jugo exprimido de cierta flor amarilla insufla convencimiento en el paciente durante períodos que alcanzan los quince minutos. No se convencen de algo específico, sino que el paciente adquiere, durante ese breve lapso, una seguridad absoluta acerca de todo. Posteriores investigaciones han desvelado que un jacinto acuático flotante transmite con sus jugos una incertidumbre total durante media hora. Los filósofos especulan emocionados sobre los usos de esas pociones, mientras continúa la búsqueda de una planta que combine las cualidades de ambas y que, en consecuencia, sería de gran utilidad para los teólogos.

* Por lo menos a sus ojos, aunque debe decirse que habían sido demasiado cautos para intentar derrocar al Bajo Rey hasta tenerlo bien lejos, en Quirm.

* Por lo menos, de ahí era de donde Húmedo supuso que había salido. Vetinari era uno de los más insignes estudiosos de la ocultación que los Asesinos habían formado nunca, de modo que quizá fuera simplemente un estado de ánimo sombrío.

* Los únicos vagones que estaban expuestos a las inclemencias eran los destinados a pasajeros extragrandes (trolls sobre todo) que no cabían dentro de ningún otro, y eso se debía a que en realidad se trataba de los ténders del carbón. Nadie salía perdiendo: los trolls no sufrían bajo la lluvia, que además les ayudaba a criar un liquen de mejor calidad, y el carbón cumplía una función añadida como apetitoso tentempié durante el trayecto.

* Puesto que contradecía todos los instintos del ankh-morporkiano de pura cepa.

* Unos meses antes, don Reg Shoe, que viajaba solo en un compartimento, se había pillado los dedos cuando la ventanilla del vagón había subido con una velocidad inesperada, y para cuando el tren llegó a la terminal había perdido la última falange de un dedo. Al señor Shoe, que era ...